acueducto

33

tus usuarios son el corazón de tu startup

Tus usuarios son el corazón de tu startup - Luz Borchardt

Luz Borchardt Henry

Founder

En este capítulo platicamos con Luz Borchardt, VP of Marketing de Henry, la startup de educación en tecnología que planea incluir a cientos de miles de programadores al ecosistema latinoamericano. Charlamos sobre startups que impactan positivamente a la sociedad, cómo es el programa de aceleración de Y Combinator y más.

Comparte

Transcript

Artemio: Bienvenidos a todos a una edición más de Cuando el Río Suena, el podcast en el que invitamos a expertos y profesionales del mundo de la tecnología y de la innovación para que compartan con nosotros sus mejores insights y consejos en esta travesía en la que todos nos encontramos de construir un negocio saludable en internet. Mi nombre es Artemio Pedraza y, el día de hoy, me acompaña mi socio Rodrigo Salmerón, ¿cómo estás, Ro?

Rodrigo: Muy bien, muy bien.

Artemio: Y nuestra invitada del día de hoy, Luz Borchardt, ¿cómo estás, Luz?

Luz: Muy bien, feliz de estar acá con ustedes, muchas gracias por la invitación.

Artemio: Es un gustazo tenerte, ¿desde dónde te estás conectando?

Luz: Estoy en Buenos Aires, Argentina, así que estamos un poco lejos, ¿no?

Artemio: Muy lejos. Rodrigo está en Ciudad de México, yo me encuentro en un viaje por Europa, tú estás hasta allá en Argentina, pero esta bendición de invento llamada internet nos permite tener esta conversación que me emociona mucho.

¿Cuál es el papel de Luz Borchardt? VP of Marketing de Henry, ¿qué hace todos los días?

Artemio: Para los que no conozcan a Luz, ella es cofundadora y VP of Marketing de Henry. Queríamos preguntarte, Luz, si nos puedes dar, de entrada, el pitch de elevador de Henry y contarnos cuál es tu papel como VP of Marketing, ¿qué haces ahí todos los días?

Luz: Henry es una academia de programación que invierte en la educación de las personas. Los estudiantes sólo pagan una vez que consiguen un empleo bien remunerado y somos la primera academia de Latinoamérica 100% online y en vivo. Nacimos una semana antes de la pandemia, siempre remoto.

En Henry tenemos una misión muy clara y muy fuerte que es democratizar el acceso a la educación de calidad en tecnología en Latinoamérica. Fundamos Henry para desafiar el status quo, romper el paradigma de la educación en Latinoamérica y proponer algo diferente. Queremos, de esta forma, acelerar la transición hacia la igualdad social a través de la educación para que cada vez más personas en Latinoamérica puedan transformar su vida independientemente de sus circunstancias previas, el lugar donde viven y lo que hayan realizado antes de Henry, incorporándose al mundo de la tecnología, que es un mundo con muchísimas oportunidades.

En mi rol como VP of Marketing y cofounder de Henry, en esta etapa, cumplo muchos roles, tengo diferentes sombreros. En Henry estamos divididos según el ciclo de vida de nuestros usuarios porque ellos están en el centro de cada decisión que tomamos, nuestros usuarios son el motor y el corazón que nos inspira día a día para trabajar y es por eso que de esta forma también funciona la compañía. Entonces estamos divididos en grandes áreas según el ciclo de vida del usuario. Mi área es Acquisition es la primera área del ciclo de vida, por eso engloba dos grandes partes que son marketing y admisiones. Después viene el área de Learning, que es todo lo que es la educación, y el área de Placement, pues nosotros nos enfocamos muchísimo en que los estudiantes consigan un trabajo y eso es un gran diferencial que tiene Henry.

Junto con mi equipo de marketing dentro de Acquisition nos encargamos de alcanzar la propuesta de Henry a la mayor cantidad de personas posibles en toda Latinoamérica para que cada vez más estudiantes, no solamente más estudiantes, sino también las compañías que luego contratan a estos estudiantes, nos conozcan. Y luego, con el equipo de admisiones nos encargamos de todo lo que pasa desde que nos conocen, desde lo que nosotros llamamos un lead, hasta su primer día de clases en Henry pasando por todo el proceso de admisión. Dentro del proceso de admisión hay diferentes etapas: una es completar el formulario, o sea aplicar en nuestra página web, completar el primer formulario con datos personales, luego realizar un Henry quiz, después se pasa al desafío técnico o Henry Challenge donde damos un curso gratuito y on demand para que los usuarios se puedan preparar. Si es alguien que no tiene conocimientos previos o demás, este curso se trata de conceptos básicos de Java Script y luego de eso, en algunos casos hacen video entrevistas y después pasan a la etapa de enrollment, de en qué día quieres ingresar, algunos datos extra para complementar la aplicación como por qué quieres estudiar programación, por qué con nosotros, y ahí termina lo que es el área de Acquisition, una vez que el estudiante empieza su primer día de clases.

¿Qué hago todos los días? En un mundo de startups, todos los días vienen con agendas nuevas, nuevos desafíos, Henry tiene un año y diez meses de vida, por lo que estamos en una etapa súper fundacional, de creación pura y con la hoja en blanco, planeando y creando todos los días. Todos los días, a mí me gusta de 8:00 a 9:00 leer, aprender, estar en movimiento, estar a la vanguardia, ver qué están haciendo en otras industrias y en mí área específicamente. Luego me dedico a mirar los números de la compañía del día anterior y luego empieza mi día, pero todos los días son siempre diferentes. Hay proyectos y desafíos infinitos y se trata mucho de priorizar y focalizar para poder ejecutar rápido.

Nos guiamos mucho con los OKR, Objectives and Key Results, que es una metodología que creó Google años atrás, y nosotros, gracias a esta metodología, tenemos horizontes súper claros y medibles y sabemos hacia dónde estamos navegando, cuál es el foco, dónde están los desafíos, dónde tenemos que priorizar, por esto estamos muy orientados a la data, medimos todo lo que hacemos para poder iterar rápido y mejorar cada vez más nuestro producto, obviamente, como les decía al principio, poniendo al consumidor y al estudiante en el centro para que su experiencia sea increíble dentro del ciclo de vida del usuario.

Artemio: Tomaré la palabra porque hay dos cosas que resuenan mucho conmigo de esta plática. La primera es la labor de instruir a gente en esta área de programación. Genuinamente creo que saber programar, desde que existe la cualidad de poder hacerlo, es realmente uno de los superpoderes con más impacto que hay en nuestra sociedad y creo que también es una de las formas de apalancamiento a nivel personal más poderosas hoy en día para generar riqueza y para comenzar a construir un patrimonio. El que esta startup tenga este enfoque, a mí me encanta y realmente es lo que se busca en el tipo de emprendimientos que invitamos a este podcast. Siempre tratamos de tener aquí empresas que, además de tener un camino exitoso en el recorrido del startupismo, además cumplen con esta parte que es como una hot word de los inversionistas, que es impactar de manera positiva a la sociedad. Eso por un lado, felicidades por una iniciativa tan bonita.

Por otro lado, me gusta mucho esto que dices de leer todos los días, de tener este espacio, porque yo también lo hago. Cada mañana dedico un tiempo de mi vida a sólo estar leyendo libro que vayan a empujar lo que estamos haciendo aquí en el estudio nosotros, generar insights para ver hacia dónde va la industria o cómo deberían ser las cosas, y creo que eso va muy de la mano con los founders que están dispuestos a aprender todo el tiempo y que nunca dan por sentado que ya saben las cosas, realmente es al revés. Está este principio científico de la entropía que aplica no sólo en ciencias sino también en las organizaciones humanas, y uno tiene que estar dispuesto a estar aprendiendo cosas para mantenerse competitivo y saber reaccionar.

Luz: Y déjame agregar una cosa que para mí es súper importante, que es aprender a aprender, que también es algo que nosotros les enseñamos a los Henrys o a los estudiantes de Henry, como les decimos, y nosotros también lo aplicamos internamente. Y también aprender a desaprender, qué cosas traemos nosotros hasta el día de hoy que en realidad hoy ya cambiaron y hay que modificarlas. Ahí radica la importancia de estar constantemente nutriéndonos de tendencias, de qué es lo que se está haciendo, sobre todo cuando estamos en compañías que realmente tienen una oportunidad de construir algo desde el principio.

Rodrigo: Además, eso para un programador es vital. Yo programo también y nunca tuve una educación formal al respecto, todo fue foros, un video, un curso, un blog, YouTube. Y es verdad que para un programador tiene que ser vital eso porque, si no, uno se desactualiza, se pierde, ya no entiende lo que uno está leyendo en los foros. Hay que estar dispuestos a que nos vuelen la cabeza todos los días para mantenernos actualizados y poder seguir trabajando con más gente porque cuando cada quién está trabajando en su casa, no importa la tecnología que está usando, pero para estar en un equipo hay que estar siempre a la vanguardia y poder responder a lo que se está pidiendo.

¿Cómo hace Henry para retener a sus alumnos y motivarlos a terminar el curso?

Rodrigo: Alejándonos un poco de tu área y acercándonos al área de learning, un stat que tenemos nosotros y que nos llama mucho la atención es que únicamente el 30% de los cursos en línea se terminan. ¿Qué hacen ustedes para que sus seleccionados sí terminen su curso y que después se dediquen a esto? Porque, si no, la rueda no gira.

Luz: Hacemos todo aquello que está a nuestro alcance. Todo en Henry está pensando para que las personas se gradúen porque es ahí donde nosotros recién empezamos a ganar por nuestro modelo de acuerdo de ingresos compartidos. Hasta que el estudiante no consigue un trabajo, nosotros no ganamos. En Henry esto habla de intereses alineados.

Somos de las primeras instituciones educativas que tienen los intereses alineados con los estudiantes, que es que consigan un trabajo. Nosotros no tenemos un cuota entonces no nos despreocupamos si él o ella ya está estudiando mes a mes, sino que realmente hasta que no consigan su primer trabajo y no estén insertados en el mercado laboral nosotros no ganamos. Entonces todo nuestro modelo está pensado para esto. Por ejemplo, los estudiantes tienen muy claro que la carrera y la currícula está pensada cada parte para que le agregue valor en su futuro trabajo. Es decir, desde las habilidades técnicas que nosotros enseñamos hasta las habilidades blandas que tratamos de potenciar. No es un curso para aprender y nada más, es una carrera cuyo foco principal es conseguir un trabajo. Los estudiantes le dan un valor muy fuerte a esto ya que en muchos casos se están introduciendo a un nuevo mundo, que es el mundo de la tecnología, dando un giro 180º a lo que venían haciendo. El valor de Henry en sus vidas es muy alto y por eso saben que lo tienen que sostener hasta que consigan un trabajo.

Nosotros tenemos en las redes sociales el Boom, que cada vez que un Henry consigue un trabajo publicamos el Boom. Por ejemplo, Jesús, desde México, empezó a trabajar para Kavak, entonces Jesús con toda su historia, ahí es el momento que nosotros estamos festejando. De hecho tenemos un canal interno en Slack donde vamos comunicando todos los Booms y los celebramos porque ahí es donde está el corazón de todo lo que pasa en Henry.

De esta forma nos gusta mirar a la compañía de manera muy holística, como un todo, como decíamos al principio, Admissions, Learning y Placement. Cada una de estas áreas afecta directamente a la otra.

Depende de la gente que ingresa, la gente que nos va a hacer o no churn, la gente que va a ser o no placeada. Desde el principio, desde Admisiones, nosotros somos muy rigurosos en la selección de las personas y este mismo proceso nos permite identificar a los perfiles con alto potencial y valoración por estudiar nuestra carrera. No medimos su capacidad actual, no es que necesitamos que sepas todas las tecnologías en el proceso de admisión, sino su potencial, el aprender a aprender y a desaprender, aprender rápido y de forma autodidacta con este curso on demand que tenemos. También el modelo educativo por su parte está pensado para que las personas se puedan graduar. En la parte de Learning hay una comunidad muy fuerte, hay muchísimo soporte, el aprendizaje es colaborativo, están constantemente trabajando en equipo. Cuando, de repente, un día alguien se levanta muy frustrado o con este síndrome del impostor que es tan conocido y dice “no sé nada, siento que vengo estudiando hace un montón y al final no sé nada”, ahí tienes a tu compañero o a tu compañera que te levanta. Esto del aprendizaje colaborativo, trabajar en equipo y el dinamismo también hace que los estudiantes lleguen al final. En Henry impulsamos estas dinámicas constantemente para que los estudiantes se ayuden y se acompañen constantemente. Tenemos dinámicas como preprograming para que se junten a estudiar, todo el tiempo hay trabajos en equipo.

Y a su vez, algo que es muy importante y que nos mantiene estos ratios súper alto, es que contamos con una modalidad de aprendizaje que consiste en que cada dos semanas los alumnos tienen checkpoints donde se evalúan los contenidos aprendidos en la etapa anterior. Si el alumno no supera el checkpoint, vuelve para atrás hasta realmente hacerlo. Es una carrera contra sí mismo y nosotros siempre decimos que lo importante es que los estudiantes aprendan. No es que te dicto el curso, te cobro y no me importa si aprendiste o si no aprendiste porque, si no aprendiste, cuando estés en la entrevista de trabajo y tengas que compartir pantalla para hacer un desafío técnico de programación, no lo vas a pasar. Esta misma modalidad hace que los estudiantes vayan superando etapa a etapa.

También, a lo largo de todo este proceso, tratamos de reforzar las habilidades blandas, esto de trabajar en equipo, del compromiso, de que la carrera es intensa pero porque nosotros creemos que aprender a programar es como aprender a volar un avión: uno necesita horas de vuelo u horas de código. Y sabrás que tú lo hiciste súper autodidacta, pero fortalecemos el compromiso, esfuerzo, tolerancia a la frustración. Y, por otro lado, tenemos una comunidad muy activa, en movimiento y con un acompañamiento personalizado, con soporte uno a uno para que, en aquellos momentos donde uno se siente un poco más frustrado, podamos ayudar a esas personas a que sigan en el camino.

Me encanta la pregunta porque es un poco como la base de cómo hacemos lo que hacemos.

Rodrigo: ¿Cuál es el porcentaje de alumnos que terminan su programa?

Luz: 80%

Rodrigo: ¡Wow!

Luz: Sí, es altísimo.

Artemio: Ahora con todo esto que nos cuentas todo termina de hacer clic porque es precisamente eso: la persona que está tomando el curso tiene un gran interés en terminarlo y en tener estas nuevas oportunidades laborales que le pueden representar el saber de programación y ustedes, en comparación con toda la gente que ofrece cursos o incluso con las mismas escuelas que son de programación y que emiten estas licencias de si eres o no un programador oficial, a ustedes les interesa muchísimo que esta persona sí termine porque es esta inversión que están haciendo ustedes. Se vuelve un loop en el que que el alumno termine es realmente el norte de todas las acciones que ustedes están tomando y que realmente sí se capacite y sí pueda llevar a cabo todo esto que ustedes ponen sobre la mesa.

Luz: Y, como decías, como el loop, se vuelve un círculo virtuoso porque a medida que más Henrys consiguen un trabajo, podemos nosotros invertir en cada vez más Henrys. Es un círculo virtuoso a escala.

Rodrigo: Nos encanta. Estamos emocionadísimos de tener esta conversación porque nos parece que es bonita la sensación que te da leer su modelo de negocios, es muy agradable. Genuinamente, ustedes pueden funcionar haciéndole un bien a la sociedad. Es difícil verlo desde otro ángulo.

Luz: Eso está en nuestra misión. Nosotros volvemos mucho a nuestra misión, esto de democratizar el acceso a la educación de tecnología y de calidad en Latinoamérica para, justamente, poder llegar hacia una Latinoamérica con más igualdad. Algo que está muy bueno también es que los Henrys ven a Henry como un cambio de vida, como una oportunidad. Nosotros siempre tenemos un mantra interno en el que decimos “talento hay en todos lados pero oportunidades, no”, y nosotros tratamos de acercarle oportunidades a aquellas personas que tienen talento pero quizás no pudieron hacer un bootcamp por lo caro que es o no pudieron estudiar porque tenían que salir a trabajar como en sabemos que es en Latinoamérica.

¿Cómo hizo Henry para elegir un modelo de negocios con income share agreement?

Artemio: Luz, ¿en qué momento se dan cuenta de que su modelo de negocios tiene que ser con este income share agreement o acuerdo de ingresos compartidos?

Luz: Nosotros identificamos en la región dos grandes problemas que nos llevaron a introducir el modelo de acuerdo de ingresos compartidos: por un lado, la falta de talento calificado en la región.

Artemio: Todas las personas que vienen a este podcast se quejan de eso.

Luz: Bueno, que esas personas contraten Henrys.

Artemio: Seguro más de una empresa que ha venido aquí tiene talento de Henry.

Luz: Y esta falta de talento cualificado no es sólo un problema de Latinoamérica, sino que es un problema del mundo. Hay un gap muy grande entre lo que las empresas demandan y la formación académica de las personas. Las personas no están siendo preparadas hoy para los puestos de trabajo que el mundo actual está demandando. Esta brecha de habilidades es muy grande. Para que se den una idea, sólo en 2020 hubo un millón de puestos abiertos en la región y sólo 100 mil graduados afines a estos puestos. LinkedIn sacó un informe que dice que se espera que para 2025 haya más de 10 millones de vacantes abiertas sólo en Latinoamérica, de las cuales 5 millones van a ser en México, 2 millones en Colombia y 2 millones en Argentina. Es un problema muy grande que tenemos y que se siente, y la oportunidad cada vez es más grande.

Ni hablar de que los perfiles que hoy son programadores son perfiles de alta rotación y cuesta conseguir a los mejores y retenerlos porque muchas veces son contratados por compañías de afuera, del exterior, de Estados Unidos, que pagan en dólares y contratan talento local de Latinoamérica. Entonces el problema es cada vez más grande, que estos puestos de tecnología se puedan cubrir.

Ni hablar de que el COVID-19 vino a acelerar el que cada vez más compañías se transformen digitalmente y que, aquellas que no lo tenían, abran sus equipos de desarrollo. Es un problema muy grande y del que todos se quejan.

Por otro lado, este problema del que hablábamos recién de la desigualdad en Latinoamérica. Latinoamérica es una de las regiones más desiguales del mundo. Tenemos 8 de los 10 países más desiguales del mundo. Sólo el 14% de la población tiene acceso a educación superior y es muy difícil acceder a carreras universitarias o a las mejores universidades de cada uno de los países porque en general están ubicados en las grandes urbes, ¿qué pasa con la gente que vive en el interior del país? Hoy, por ejemplo, el 87% de nuestros graduados trabaja remoto. Obviamente, todos estudian de forma online desde el sillón de su casa, pero la mayoría trabaja en remoto, entonces imagínate la oportunidad para estas personas que viven en el interior de los países de Latinoamérica y ahora tienen esta posibilidad de trabajar en remoto desde su casa para cualquier parte del mundo.

Y es por estos dos problemas, la falta de talento cualificado y la desigualdad de Latinoamérica, que pensamos y fundamos Henry. Henry es un bootcamp con un modelo de rápida inserción laboral para acortar la brecha que mencionamos con educación de calidad y al alcance de todos, esto por la desigualdad en Latinoamérica, para que cualquiera pueda estudiar sin importar sus circunstancias previas, o sea, no alcanzaba con hacer la mejor escuela, la mejor academia de programación y que sea la mejor educación, sino que, para terminar de resolver el problema, que sea accesible para todos.

Nosotros tenemos una frase que siempre decimos, que la dice Martín, que es el fundador y CEO de Henry, dice que “la educación es la mejor forma de resolver la desigualdad, pero sólo si es de calidad y está al alcance de todos”.

Y el acuerdo de ingresos compartidos es, sin duda, un gran diferenciador de Henry, un igualador de oportunidades. A mí me gusta aproximarme al concepto como un igualador de oportunidades. Frente a otras propuestas educativas y academias, Henry invierte en la educación de las personas y el pago consiste en 24 cuotas del 15% de sus nuevos ingresos o hasta llegar a los 4 mil dólares, lo que suceda primero. De esta forma, un poco mencionando algo que decíamos antes, por primera vez nos alineamos y por eso hackeamos el paradigma de la educación tal y como lo conocemos, porque nos alineamos a los intereses de los estudiantes que, en definitiva, el objetivo final es que se logren insertar en el mercado laboral.

Rodrigo: Sin duda. Y, además, acabo de pensar en esto que ya mencionamos varias veces, que es el elemento confianza que tienen los alumnos con la institución que los está capacitando y, en este caso, es muy fácil confiar en tu escuela porque no les vas a pagar hasta que tú no consigas trabajo, hasta que te paguen. Eso a mí me parece realmente fantástico.

¿Cómo diseña Henry sus programas? ¿Cada cuánto iteran sobre ellos?

Rodrigo: Luz, sobre los programas de Full Stack que tienen, ¿cómo los diseñan? ¿Qué tanto miden o qué tanto iteran sobre ellos? Porque me imagino que, desde que arranca un alumno hasta que es contratado, pasa un tiempo. ¿Qué tan rápidos son sus ciclos de revisiones o de iteración?

Luz: Hoy por hoy ofrecemos una carrera, que es la carrera de Full Stack, que está diseñada sobre la base de enseñar las habilidades y los lenguajes que las compañías están demandando, lo que el mercado demanda, y vamos a sacar más carreras siempre en esta línea, buscando dónde están los gaps y ahí es donde nosotros vamos a estar tratando de enseñar eso y ofrecer una solución para eso.

¿Cómo lo hacemos? Nosotros hablamos, al principio, con más de 200 personas del mundo de la tecnología y de todo el mundo, desde CPOs hasta miembros de equipos de desarrollo para entender cuáles eran sus problemáticas, dónde estaban sus puntos de dolor y, no sólo eso, sino cómo trabajaban en tecnología en su compañía, qué lenguajes usaban. Con base en eso fuimos escribiendo la carrera. Los fundadores tenemos un background en tech, conocemos perfectamente cómo trabajar en entornos de high paid roles de compañías de tech y tuvimos en cuenta esto también para diseñar la carrera.

En la carrera se simula un entorno de trabajo real y uno está con los rituales de compañías tech, como una daily, un stand up, con herramientas que se usan como Slack y Jira para que el landing en una compañía sea lo más soft posible.

La carrera hoy está dividida en tres etapas: la etapa de Bootcamp, que es el entrenamiento intensivo, siempre orientado a la práctica del día cero, y la etapa de Labs, que es el momento en que los estudiantes hacen proyectos, por un lado un proyecto individual al principio y, después, un proyecto en equipo, y se usan todo el tiempo simulando este entorno de trabajo real, metodologías y herramientas ágiles, todo orientado a construir un trabajo. Y después, la tercera etapa, que en realidad es transversal a toda la carrera, es la etapa de Job Preparation. Nosotros preparamos muchísimo a los estudiantes para que puedan conseguir ese trabajo, damos workshops, consultorías uno a uno, tienen career coaches para que los vayan acompañando en este proceso de prepararse para conseguir este trabajo, cómo hacer un perfil de LinkedIn, cómo puedo contar mi historia de una forma más potente.

Y la carrera en sí dura cuatro meses, la carrera full time. Lanzamos una carrera part time que dura siete meses. Pero la carrera full time dura cuatro meses y es una carrera intensa, de 9:00 a 18:00 horas y súper orientado a la práctica y con esto que les decía antes de la cantidad de horas de código. En el momento en el que hay una clase, luego hay un desafío técnico con el tema de esa clase para que las personas empiecen a tirar líneas de código y trabajando mucho sobre proyectos reales. Por eso también decimos que la carrera es intensa y por eso la gente que está con nosotros impulsando esta misión y queriendo convertirse en un Henry es gente que busca un cambio, gente que busca una oportunidad, gente que quiere cambiar su realidad. De esa forma enseñamos la carrera.

Yendo a la segunda parte de la pregunta, nosotros constantemente la estamos iterando, es parte de nuestra naturaleza, de cómo nace esta carrera, como una carrera súper dinámica. Constantemente lanzamos encuestas para los empleadores de los Henrys para preguntarles qué tecnologías están usando, cuáles son las tecnologías que creen que son el futuro, hacemos workshops diferentes de acuerdo con esto, hay muchas startups de Silicon Valley pidiéndonos cierto lenguaje, entonces hacemos workshops de eso. Nosotros lanzamos hace un año y diez meses, ya la carrera ha cambiado muchísimo desde el momento de su lanzamiento. Son cuatro meses la carrera, pero termina un corte y hacemos cambios todos los meses, iteramos muchísimo justamente para tratar de cumplir con las necesidades del mercado y ese dinamismo que lo caracteriza. Todos los meses inician nuevos cortes, eso es súper importante, nosotros todos los meses iniciamos nuevos cortes porque queremos tratar de que todas las personas que aplican a Henry puedan tener la oportunidad de convertirse en Henrys e introducirse en el mercado tech y por eso estamos con un crecimiento exponencial, porque queremos que todos los meses, las personas tengan la posibilidad de arrancar en el momento en el que deciden y no tener que esperar un año o seis meses para empezar. Tratamos de tener un producto de esa forma inclusiva y que responde a la necesidad de los estudiantes y de los que están buscando un cambio también.

Artemio: Fantástico. Tienen todo el círculo completo de lo que requiere un estudiante hoy en día. Es muy común en las mesas donde uno charla escuchar quejas respecto a los actuales sistemas de educación y veo que teclean varios pain points, desde no tener que esperar a que empiece un semestre y poder hacerlo, tal vez no on demand pero sí de una manera mucho más ágil, prepararte no solamente en la parte del draft sino también para un mundo laboral que te espera allá afuera después de que sales de la academia en cuestión. Es bien interesante todo su acercamiento, y creo que es una respuesta natural a cómo los mecanismos de internet nos están enseñando cómo puede ser la educación del siglo XXI con todo esto de la pandemia que lo acelera y demás, sólo empezamos a ver propuestas cada vez más refinadas como la de ustedes, que es una idea que llama tanto la atención.

¿Cómo fue la experiencia de Henry en el programa de aceleración de Y Combinator? ¿Cuáles fueron sus más grandes aprendizajes?

Artemio: Henry es una empresa que participó en el programa de aceleración de Y Combinator que, para los que no sepan, es la aceleradora de empresas de tecnología más importante del Silicon Valley, está en Mountain View, California, y ha acelerado a empresas icónicas del ecosistema.

Queríamos también preguntarte, Luz, ¿cómo fue esta experiencia? ¿Qué tal es este programa y cómo beneficia a tu empresa? Cuéntanos un poquito de esa experiencia.

Luz: Increíble, la verdad es que el programa es excelente. 100% recomendable. Y Combinator fue un antes y un después en Henry. Tuvimos la posibilidad de trabajar muy de cerca con mentores que nos guiaron en los primeros pasos de una compañía, como fundadores de Yahoo, de Twitch y de Creative Market. Trabajábamos todos los días codo a codo con ellos sacándonos todo tipo de dudas y, obviamente, ellos que vienen con un know how de “eso me pasó”, “eso lo vi en otra compañía”, “invertí en cinco compañías a las que les pasó esto”, “hagan esto”, fue como un trampolín y una aceleración impresionante y constante donde día a día creías que había pasado un mes más que un día de todo lo que habías aprendido.

Eran personas que eran un libro abierto, que todo el tiempo traían ejemplos, buenas prácticas, motivaban. Es súper recomendable tener estos mentores.

También, otras cosa es escuchar de primera mano experiencias de emprendedores súper reconocidos a nivel mundial y creadores de grandes compañías. Escuchar su lado B, es siempre lo que quizás no se cuenta, los fracasos, dónde estuvieron sus mayores aprendizajes, sus desafíos en cada punto del camino, y también sentirte par, como que los problemas que tú estás teniendo en este momento, ellos los tuvieron también en su momento. De alguna forma, te hacen creer que es posible, es ponerse los lentes de que es posible que hagamos una compañía gigante y es posible que cambies el mundo y que vengamos acá a dejar nuestra huella, yo estuve en tu mismo lugar 10 años atrás con un Power Point, porque realmente, nosotros cuando entramos a YC éramos un Power Point y algún prototipo en el mercado, pero fuimos el primer batch fully remote, porque Henry nació una semana antes de la pandemia e hicieron el batch fully remote en summer 2020. Esos lentes de potencia y de energía de decirte que sí puedes también es algo que súper rescato.

A su vez rescato mucho que todo el resto de mis compañeros, las personas con las que uno comparte el batch, estás constantemente trabajando con ellos, son emprendedores de todas partes del mundo entonces tienes lentes para ver problemas que están pasando en la India, en Australia, en España, en Canadá, y cómo cada sociedad y cada cultura los aborda de una forma diferente, cómo un producto funciona en un lugar y en otro no o funciona de otra forma. Ese aprendizaje cruzado y de poder ver la mirada más holística también es espectacular y trabajar con ellos y sentir que algo nos une, que estamos tratando de cambiar el mundo, que ya suena como muy fuerte, pero de plantar una semilla para tratar de mover la aguja para tener un mundo mejor. El potencial de sinergia dentro de la comunidad de YC es infinito y eso también es súper importante. El network dentro de la comunidad de YC es infinita, tienes a fundadores que están a un mail o a un Whatsapp, a los fundadores de Airbnb, de Dropbox, de Rappi. Eso es impresionante.

Siempre digo que más allá del periodo de aceleramiento, de los meses de aceleramiento, YC es un amigo de por vida. Hoy por hoy, la comunidad sigue pisando muy fuerte en mi día a día, nos une esta pasión, esta creencia, de poder plantar esa semilla y avanzar en el proceso o en el emprendimiento de cada uno. Nos une esta pasión de emprender, la comunidad también tiene mucha confianza, mucha red, mucho soporte, me está pasando esto, me ha pasado esto también, lo resolví de esta forma, apertura, un flujo de información y confianza increíble. Son pilares fundamentales en la comunidad y que nos siguen nutriendo muchísimos y estamos súper agradecidos, es una experiencia increíble, yo siempre digo a las personas que están queriendo emprender que apliquen a Y Combinator, los puedo ayudar en el proceso de aplicación, creo que es una experiencia única, ni hablar del mindset de growth 10x que te impregnan en la cabeza constante y que todos los días, todas las semanas que pasan, tienes que contar cómo creciste 10x la semana anterior, tienes que meter un growth hack todas las semanas. Eso está buenísimo porque todo el tiempo te están empujando a superar tus límites. Son incontables la cantidad de aprendizajes que tuve, pero me gustaría contarles dos que pueden estar buenos y que quizás le sirven si están haciendo un emprendimiento o si son parte de una compañía.

Artemio: Antes de que nos cuentes, a todos los emprendedores que les interesa aplicar a Y Combinator, hay muchos recursos allá afuera para prepararse para aplicar al programa de aceleración. Dos que me gustan mucho: uno es de Startupeable, ellos tienen una guía para poder aplicar al próximo batch que haya de Y Combinator. También Platzi tiene un curso que es para prepararse y cómo aplicar y te van llevando por todo el caminito.

Luz: Por un lado, y esto es algo muy cliché pero es algo que está bueno repetirlo, hablar con usuarios, talk to users, constantemente, siempre, por más que la compañía tenga cero, cinco, diez o cien años de vida, el consumidor está en el centro. El valor de hablar con ellos es completamente intangible y es súper importante. Hay muy buenas prácticas de cómo hablar con el consumidor porque no es tarea fácil. Esto te lo dice mucho YC, que cuando un emprendedor va a una entrevista termina tan enamorado de su idea, termina contando por qué lo quiere hacer y demás, cuando en realidad la función es escuchar lo que el consumidor está queriendo decir y tratar de entender no sólo lo que está diciendo literalmente, sino leer entre líneas y así tratar de descubrir cuáles son sus problemas, cuáles son aquellos problemas que ellos mismos no identifican que tienen y, con base en eso, pensar en soluciones para hacerles la vida más fácil. Make something people want, te dicen todo el tiempo en Y Combinator. ¿Cómo haces eso? Hablando mucho con los usuarios, pero nunca te alejes del usuario, es una tarea importantísima. El usuario es tu norte, es el centro de tu startup, es el corazón. Sin consumidores, no hay negocio. Es súper importante, es el primer learning.

El segundo, y que a mí me encanta, es do things that don’t scale. Para hacer crecer, es importante primero hacer cosas que no escalen, crear experiencias lo más manuales pero increíbles posibles, ensuciarse las manos, meterse en el barro, ofrecer soluciones a los clientes súper personalizadas.

Estuve en una reunión con un cliente que me dijo que le gustaba cierto cuadro de futbol, le mando las medidas de ese cuadro de futbol, le mando una entrada para el próximo partido de ese cuadro de futbol. Es tratar de hacer cosas que, obviamente a la larga no escalan. No le vamos a poder mandar invitaciones a todos los partidos de futbol a todos nuestros consumidores, pero sí es importante para entender cuál es la mejor experiencia que puedes llegar a tener y, con base en eso, pensar en cómo me puedo acercar hacia eso con escala. Cómo puedo hacer esto con escala, automatizando, pero, al menos, tienes en la cabeza hacia dónde quieres ir.

En todas las etapas de exploración y validación de ideas, por ejemplo en Henry, en los primeros cortes, he llegado a hablar con casi todos los estudiantes de Henry todas las semanas o sea, reuniones toda la semana, me la pasaba hablando, preguntando qué te gusta, qué no, cómo podemos mejorar, todo el tiempo. Tratar de recabar insights, entender qué otras cosas te gustaría que podamos solucionar.

Rodrigo: Luz, para un poco de contexto, ¿cuántos eran?

Luz: 50, más o menos. Fue una locura. Hoy entran 500 todos los meses y ya no lo podría hacer, pero igual hablo mucho con ellos aunque no hable con todos todas las semanas, pero sí estoy muy conectada a eso.

Otra cosa que hicimos que no escala, y es una linda anécdota, fue un Henry que había conseguido un trabajo para una compañía en Silicon Valley, un súper buen trabajo y le dieron el título de Mobile iOS Developer. Y, claro, el Henry no tenía iPhone y, en Argentina, conseguir un iPhone es muy caro, puede que no lo consigas y enviarte un iPhone de Estados Unidos a Argentina es casi imposible. Yo lo que hice fue que, yo justo acababa de cambiar mi iPhone y tenía otro que estaba por vender y se lo mandé. Estábamos a mitad de la pandemia, no nos podíamos mover. Se lo mandé por Uber hasta su casa para que él pudiera ir al trabajo, para que pudiera hacer las pruebas de usuario que iba a tener que hacer en el celular. Me acuerdo que me devolvió el celular este año y nos encontramos. Son cosas que no escalan, pero a la larga sí son importantes para que, sobre todo al principio, las cosas funcionen y no como trabarse y decir “esto no escala y entonces no lo hago”, sino que al principio es súper importante.

A mí me gusta pensarlo como siempre tener el mindset de que es el principio, que siempre es el día uno en una compañía, ya sea una compañía que está en una stock exchange o una compañía que está recién empezando. Una persona que es un fiel embajador de este principio de do things that don’t scale es Brian Chesky, el founder de Airbnb. Él se ha viajado el mundo entero tocando puerta a puerta y conociendo a los anfitriones de Airbnb en persona, sacando las fotos de las casas para subirlas y que fueran buenas fotos, contrataba fotógrafos e iba, incluso, hace unos años, hizo un experimento que se llamaba La experiencia de las 11 estrellas, cómo hacer que tu viaje sea un viaje 11 estrellas. Eso iba a tener que ser escalable, pero antes de que sea escalable, fueron a lo manual, cómo hacemos que Artemio tenga en su próximo viaje el mejor viaje del mundo. Entonces investigo qué le gusta a Artemio, le encanta probar comidas nuevas, entonces, el día que llega a su Airbnb, va a tener una invitación por parte de Airbnb con los mejores restaurantes del lugar al que vaya con las comidas locales de ese restaurante y, si también te gusta o eres fanático de alguien en particular, te encanta la música, en esas comidas también estarás acompañado de esa persona. Son cosas casi imposibles, que el usuario se va a sorprender. Es llegar a los límites y luego empezar a bajar.

Con esta experiencia que él ha hecho y ha entendido lo que genera en el consumidor, la magia que se genera, cómo lo hacemos lo más escalable posible. Pero hay que entender cuáles son los sentimientos de las personas ahí, cuáles fueron sus problemas y cuáles fueron sus agradecimientos para poder diseñar el camino ya pensando en escala. Do things that don’t scale.

Artemio: Qué bonitas historias y qué buena experiencia te llevaste de este programa. Todo mundo habla maravillas de él, grandes empresas han salido de él y no es casualidad con todo esto que nos cuentas.

¿Cómo es el funnel de marketing de Henry?

Rodrigo: ¿Nos puedes dar un recorrido por el funnel de marketing de Henry? Ya que esa es, en particular, el área de la que estás encargada. Nos gustaría ver cómo se encargan de atraer a las empresas que van a contratar a los Henrys y de atraer a los alumnos para que tomen los cursos.

Luz: En Henry tenemos dos tipos de clientes: los estudiantes y las compañías. Hacemos estrategias muy diferentes en cada uno de los segmentos.  Nuestro funnel es awareness, consideration, conversion y loyalty. Trabajamos con esas etapas y trabajamos muchos canales de las redes sociales y mucha optimización del website y demás. Tenemos muchos KPIs por cada etapa del funnel y por cada canal. Somos súper orientados a la data y todo lo que hacemos lo estamos midiendo constantemente para estar iterando y tener cada vez mejores estrategias de contenido. Un canal súper importante en Henry es el boca a boca. Es desde ahí donde nosotros queremos apalancar nuestro crecimiento, nada mejor que un Henry recomendando el programa a alguien a quien sabe que le va a interesar, alguien que está buscando incorporarse al mundo de tech o que está buscando un cambio. Y, a su vez, en top of the funnel, hay mucho que hacer sobre educación, de por qué estudiar programación, por qué, más allá de la falta de talento cualificado y la oportunidad laboral que hay inmensa para las personas, por qué estudiar programación me permite crear, ver el mundo desde una perspectiva diferente, contribuir en la construcción de las empresas, del presente y del futuro pero de las de más impacto, de las compañías que están escribiendo y desarrollando los productos que se vienen, cómo involucrarse en carreras afines a la tecnología es una oportunidad para alcanzar la libertad, para tener libertad. Es una inversión en su futuro. Hacemos mucha educación sobre este punto. Hay mucha gente en Latinoamérica que todavía no está tan orientada a tech y que cree que en tech hay mucha oportunidad, entonces nosotros tratamos de mostrar casos de Henrys, a través de los Booms, de gente que ha cambiado su vida completamente, pasando de ser psicólogo, diseñador gráfico, de ser un delivery man, de ser ingeniero en biomecánica… la diversidad de perfiles es impresionante, cómo pasan de eso a ser programadores y trabajar en compañías de las más relevantes desde unicornios hasta startups de todo el mundo, de Silicon Valley hasta a Argentina, pasando por México, Colombia, es impresionante la oportunidad que hay, sobre todo con el mundo tan globalizado y tan remoto que vivimos hoy. Hacemos mucha educación sobre eso y el funnel está un poco basado en eso, y lo mismo con compañías.

Mostrar cómo otras compañías contratan nuestro talento, obviamente para que nos conozcan, que conozcan a los Henrys y conozcan el talento que tienen los Henrys para que los puedan ayudar en sus propias misiones y que los puedan incorporar al equipo.

Artemio: Creo que mencionas varias cosas muy fundamentales para el marketing que aplican en cualquier empresa realmente. Una es esta noción de que no existe mejor marketing que un cliente satisfecho que habla bien de ti. Vivimos en tiempos donde el hacer broadcast de mensajes de manera masiva, ni siquiera a nivel digital, en anuncios, termina por convencer a nadie. De hecho, estamos viendo un cambio en cómo la gente prefiere ir a una comunidad, a un grupo de Facebook en el que está, un canal de Discord, y prefieren ahí hacer una pregunta sobre cuál es el producto que deben comprar o contratar y le van a hacer más caso a esas comunidades que a cualquier anuncio o búsqueda que aparezca en Google.

Otra cosa es mostrar los casos de éxito de tu empresa, cómo es que la labor que tú haces funciona y pone en el centro al usuario en cuestión. Algo que nosotros hacemos mucho en el estudio es que siempre redactamos, de nuestros trabajos favoritos, casos de estudio. Y la lógica que tenemos al redactar esos casos de estudio es que tenemos a nuestro cliente y lo situamos como un héroe y todo tiene que girar en torno al problema que esta persona tenía, cómo esta persona, con la solución que le ayudamos a crear, ahora está en una posición más favorecedora para su negocio, y realmente es como ir contando eso desde la perspectiva de tus clientes.

¿Cómo se formó el equipo fundador de Henry?

Artemio: Otra cosa que nos llamó la atención de ustedes ahí en Henry fue que son cinco cofundadores y eso es un número muy alto. Generalmente vemos que alguien se agarra dos o tres personas como máximo y con eso arranca. ¿Cómo sucedió esto?

Luz: Martín, fundador y CEO de Henry, fue quien empezó a investigar mucho este problema de la falta de talento cualificado y la falta de igualdad en Latinoamérica, se obsesionó con eso y empezó a armar su equipo fundador con el que creía que iba a llegar esto a la práctica. Empezó a buscar diferentes perfiles, entonces somos fundadores muy complementarios, con experiencias previas súper diversas que nos ayudan a llegar a la mayor cantidad de personas lo más rápido posible. Por ejemplo, uno de nuestros cofundadores fue fundador del primer coding bootcamp de Latinoamérica. Otro de los cofundadores tiene todo un background en la industria financiera tradicional y eso es súper importante para nosotros que, en algún punto, necesitamos armar toda la parte de collections, que es la cuota que nos pagan después los estudiantes, los Henrys.

Martín buscó perfiles súper diversos para armar su equipo fundador y es espectacular, se generó una dinámica súper linda, súper sana y súper complementaria donde todos aprendemos de cada uno y el expertise es súper diferente.

Por mi parte, Martín es mi hermano, yo ya había trabajado con él y con Leo cuando fuimos parte del equipo fundador de Nubi, que es otra startup de Argentina que trajo a Paypal y a TransferWise al país y fue clave el trabajar todos juntos porque ya sabemos cómo hacemos equipo más rápido, pequeñas cosas de nuestro pasado también nos ayudaron mucho en el aceleramiento de Henry, así que es una historia muy linda de contar y es un equipo humano más allá de los fundadores, nosotros hablamos ahora de que todos somos el equipo fundador, todo Henry es el equipo fundador y la cultura interna es como si fuéramos una gran familia, hacemos programas juntos constantemente, también reuniones virtuales o presenciales en las ciudades donde hay personas de Henry, y nos sentimos como una cultura y un todo. La cultura es súper importante y hoy somos todos parte de ese equipo fundador.

Rodrigo: Está fantástico que tengan esta experiencia previa trabajando juntos porque esto agiliza mucho los procesos que tienen que vivir como una startup nueva.

¿Qué áreas de Henry son tocadas por tecnología?

Rodrigo: Estábamos hablando de cómo su programa es 100% on demand, tienen todas estas piezas como las asesorías, los coachings uno a uno, que no son necesariamente automatizadas. Además del programa principal que es completamente digital, ¿qué otras partes de su startup son tocadas por tecnología?

Luz:  Todo, básicamente. Nosotros decimos que somos una compañía de tecnología que hoy ofrece educación y placement pero que estamos construyendo un equipo de tecnología que va a poder construir lo que quiera. Nuestra carrera se basa en enseñar habilidades técnicas, lenguaje que el mercado está demandando, pero desarrollamos productos para todas las etapas del ciclo de vida del usuario con tecnología, para misiones, para hacerlo más ágil, para learning, para collections. Hay tecnología en toda la compañía, de hecho, tenemos una plataforma que se llama Henry Talent que está en línea y a la que pueden acceder en nuestro sitio web, que lo que hace es resolverles la vida a las personas que están armando un equipo de tecnología, como CPOs o recruiters de IT, ese fue un poco nuestro motivo para armar ese producto porque ahí pueden buscar talento de Henry y, cuando se encuentran con cada uno de los perfiles, pueden ver su background, qué proyectos trabajaron, pueden acceder a su LinkedIn, a su CV, a esa persona exponiendo un elevator pitch de lo que es su perfil.

Tratamos de hacer productos a lo largo de todo el ciclo de vida del usuario y después productos que sean relevantes también para las compañías, como esta plataforma, Henry Talent, donde buscamos ser un puente entre los estudiantes y aquellas personas que están buscando incorporar talento de IT o de tecnología en su equipo, esto es sin costo, rápido, y con la calidad garantizada del Henry.

Artemio: Escuchando todo lo que nos cuentas, me da la impresión de que tienen muy bien dominado todas estas mejores prácticas que debe tener una startup y me puedo imaginar estando en los zapatos de un inversionista, escuchando su pitch, deseando con todas las ganas el poder entrar a su board o poder invertir en su empresa, porque hemos tenido aquí en el podcast a gente de Kaszek, de NXTP, de Polymath Ventures, a varias personas del ecosistema de venture capital, y se empiezan a generar patrones sobre qué es lo que buscan en las empresas en las que invierten y una que siempre nos dicen es que el equipo fundador sea complementario, luego nos dicen que el modelo de negocio venda A pero que en futuro pueda vender B, C y D; también piden una cultura poderosa. Esto les da mucho poder para ustedes elegir a los inversionistas que entran a su equipo y que no sea al revés.

¿Cuál es un error o fracaso que tuvo Henry en sus inicios y que les dejó una gran lección?

Artemio: Ahorita nos contabas de cómo en Y Combinator podías ver el lado A pero también el lado B de gente que ya había recorrido este camino y que te contaran un poco en dónde se trabaron, errores que tuvieron retos fundamentales con los que se toparon. Queríamos preguntarte uno a ti, si nos puedes contar de un error o fracaso que hayan tenido en la construcción de Henry que te haya dado una gran lección construyendo empresas que le puedas compartir a todos los emprendedores que nos están escuchando.

Luz: Hay uno en particular de cuando nosotros empezamos Henry, empezamos con un modelo diferente al actual. Empezamos dando créditos de educación, no hacíamos nosotros la educación, sino que ofrecíamos créditos para la educación.

Artemio: Coqueteando con el paradigma fintech.

Luz: Exacto. Y fue ahí donde aplicamos a Y Combinator la primera vez. Fueron Martín y Tony. Llegamos a la última entrevista de Y Combinator y en YC nos dijeron “nos encanta el equipo, nos encanta su modelo, pero nos parece que están terciarizando la etapa educativa”, y lo importante era tener el vínculo con los estudiantes. Lo importante es tener al usuario en el corazón de cada una de las decisiones que tomamos. Entonces nos llevaron a pensar en esto de integrar ambas cosas, de ser una academia que ofrece educación y ayudarlos a conseguir un trabajo invirtiendo en su educación. Al principio fue la sorpresa de llegar hasta la última entrevista de Y Combinator, quedarnos afuera y tener que volver a casa y volver a pensar en cómo le podemos hacer. Son cosas que pasan en los emprendimientos y se trata de no bajar los brazos, sino de repensarlo. Estás cerca de llegar a una idea que sea más concreta. Es esto de poder pivotar y que es sano el pivot, sobre todo al principio. Es estar ahí escuchando cuál es la necesidad del mercado.

Volvimos a aplicar a YC y quedamos finalmente. Fue una gran lección para Henry donde también nos forjó mucho la forma de pensar y esto de estar súper alineados con lo que el mercado necesita y hablando con los usuarios constantemente.

Después, una gran lección personal, es que siempre es better done than perfect. Esa muchas veces, quizás, particularmente yo peco de querer tener todo bajo control, todo perfecto y listo para lanzar, pero a veces es better done than perfect. Es mejor sacar las cosas y seguir sacando todo el tiempo y constantemente, mejorar lo que tenemos y estar súper activos, que tener el mejor blog post súper optimizado. Sobre todo en esta etapa.

Esos son dos fracasos que para mí han sido muy importantes, y es uno de los valores de Henry, el fracaso lo celebramos en Henry. Uno para crecer se tiene que equivocar. Lo importante es que, cuando te equivoques, aprendas. Y también lo importante es poder medir para que entiendas si te equivocaste o no. Lo importante es aprender del fracaso para contarle al resto del staff de Henry para que no se replique y celebrar, está bien. Cuando uno toma riesgos, el fracaso es una corriente de parte de los riesgos, es parte del camino, de construir una gran compañía. Así que nosotros lo celebramos, aprendemos de ellos.

¿Cuáles son los retos más grandes a los que se enfrenta Henry en los próximos años?

Rodrigo: Qué lástima que se avecina el fin de la plática. Lo hemos pasado muy bien, normalmente no duran tanto nuestros episodios pero no queríamos cortar absolutamente nada.

Para cerrar, queríamos preguntarte, ante los retos que enfrenta Henry, la dirección de Marketing en los próximos años, ¿qué te quita el sueño?

Luz: Para nosotros, lo más importante es la calidad educativa. Queremos seguir invirtiendo en tecnología, en equipo y en conocimiento, en que nos conozcan para sostener este crecimiento y llegar a una escala superior. Queremos ser el hub de desarrollo más grande de Latinoamérica, potenciando el talento digital de las personas sin importar de dónde vengan. Entonces, en los próximos años queremos formar más de 100 mil desarrolladores invirtiendo en su educación y luchando contra el problema de la falta de talento digital del que hablamos un montón hoy. Estoy convencida de que, con el equipo correcto, con pasión, con la energía que le ponemos cada día al trabajo y aprendiendo todos los días, lo podemos lograr. La mejor forma de prever el futuro es crearlo y no sé si eso me quita el sueño, pero eso es algo en lo que estoy trabajando día a día y, justamente, creo que tenemos todas las condiciones o la pasión y la fuerza, la energía y las ganas para poder lograrlo. Escalar Henry a otro nivel, lanzar nuevos mercados, llegar a estos números de desarrolladores que les menciono, escalar el modelo actual.

Artemio: Ahí lo tienen. Muchísimas gracias, Luz, por todo tu tiempo, tus consejos, tus insights, por abrir así tu libro a nuestra audiencia y a nuestra comunidad. Les recuerdo a todas las personas que nos están escuchando que en cuandoelriosuena.com pueden encontrar el call to action para nuestra newsletter. Si se suscriben, prometemos mandarles un mensaje cada que saquemos un capítulo nuevo. También los invito a unirse a nuestra nueva comunidad de Discord en la que estamos reuniendo a todas las personas que escuchan y participan en este podcast, ahí estamos discutiendo cuál es el siguiente invitado que queremos tener, les estamos compartiendo las preguntas para ver si hay algo más de jugo que podamos sacarles, nos estamos presentando…realmente ahí estamos reuniendo a mientras más personas del ecosistema, mejor, para conocernos y reunirnos. Recuerden que nunca habían existido tantas startups ni tantos inversionistas en la región y vale la pena que todos los conozcamos y tengamos un punto de internet para reunirnos y discutir cómo empujar esto en bloque. Nuevamente, Luz, muchas gracias. Muchas gracias, Ro y gracias a nuestro equipo de producción que hace posible este podcast. ¡Nos vemos a la próxima!

Si crees que a alguien le seria útil este contenido, compártelo con esa persona.

Escucha otro episodio

los mejores recursos para negocios digitales

Nunca dejamos de aprender sobre nuestro ecosistema, cuenta con que compartiremos lo más valioso contigo.

Conoce las lecciones más valiosas después de 61 episodios publicados de nuestro podcast. Lee sobre la Minimum Viable Startup.

suscribirme
switch languageenglish

Solo usamos cookies para brindarte la mejor experiencia en nuestro sitio, pero puedes revisar nuestra política de cookies e inhibirlas si prefieres. Si sigues navegando por el sitio asumiremos que estás de acuerdo con ellas.