acueducto

42

las experiencias de un emprendedor serial

Las experiencias de un emprendedor serial - Santiago Botero

Santiago Botero Finsocial

Founder

En este capítulo platicamos con Santiago Botero, CEO de Finsocial, la fintech más grande de Colombia. Charlamos sobre los in and outs de las startups fintech y su experiencia creando decenas de startups y ayudando a nuevos emprendedores a crear las suyas.

Comparte

Transcript

En este capítulo platicamos con Santiago Botero, CEO de Finsocial, la fintech más grande de Colombia. Charlamos sobre los in and outs de las startups fintech y su experiencia creando decenas de startups y ayudando a nuevos emprendedores a crear las suyas.

Artemio: ¿Qué tal? Bienvenidos a todos a una edición más de Cuando el Río Suena, el podcast en el que invitamos a expertos y profesionales para que compartan con nosotros y con nuestra comunidad sus mejores consejos e insights para construir negocios saludables de internet, negocios innovadores, negocios que desafían el status quo y ponen sobre la mesa una nueva alternativa para hacer las cosas apalancada por tecnología digital.

Quiero agradecer de corazón a todas las personas que ya nos han escuchado durante más de cuarenta ediciones de este podcast. Rodrigo, ¿tú te imaginabas grabar más de cuarenta episodios cuando empezamos este proyecto?

Rodrigo: No, no.

Artemio: Y sencillamente se ha dado y todo lo que se ha construido a partir de eso es fantástico, así que henos aquí una vez más. ¿Cómo estás, Ro?

Rodrigo: Muy bien, todo perfecto.

Artemio: El día de hoy nos acompaña nuestro invitado Santiago Botero. ¿Cómo estás, Santiago?

Santiago: Mucho gusto, muy bien, la verdad con vida, que hoy en día muchas personas no cuentan con esa bendición, positivo, como siempre, de la mano de Dios, es un socio activo que yo tengo muy particular, entonces estoy listo para contarles un poquito mi historia de vida.

Artemio: Fantástico, pues el día de hoy invitamos a Santiago, que es el CEO de Finsocial, ¿cómo se pronuncia, Santiago? Tal vez debí haber preguntado esto fuera del aire, qué pena.

Santiago: No tranquilo. Nosotros en Colombia le decimos Finsocial, pero si prefieres hablarlo como en Estado Unidos, está bien.

Artemio: No, justo nosotros hacemos un esfuerzo bien grande por siempre tratar de traducir lo que esté en inglés, y decir todo lo que se puede en nuestro idioma.

¿Cuál es el pitch de Finsocial? ¿Cuál es su visión y su filosofía?

Artemio: Pero Santiago, comencemos. Cuéntanos, empecemos por el pitch de elevador de Finsocial.

Santiago: Te voy a contar un poquito de mi historia de vida para que entiendan los oyentes que todos al final podemos lograr y conseguir lo que nos proponemos en la vida. Yo soy un empresario que creó Finsocial hace nueve años, ya voy para diez años, con quince guerreros. Hoy en día tengo más de ochocientos colaboradores o, como yo les llamo, socios. Estoy en más de treinta ciudades. Hoy en día soy la compañía fintech más grande de Colombia, una compañía que hoy tiene muchos premios, logros o medallas que ha logrado. Por ejemplo, hace dos meses nos nombraron como una de las mejores compañías para trabajar en Colombia, según Great Place to Work, algo muy importante porque, normalmente, las empresas ven la parte de satisfacción de los empleados como un costo y yo lo veo como una oportunidad.

Es una compañía que tiene, a pesar de ser una compañía no regular, en el sentido que yo no capto dinero del público, porque yo no soy un banco como tal, sino que presto dinero en un nicho específico de profesores y pensionados, sí soy una compañía profesional, pues nosotros hemos construido una compañía buscando obtener los estándares de la banca para poder fondearnos con la banca, entonces somos una compañía calificada por FIS Rating, que es una calificadora internacional, somos una compañía con una responsabilidad social y medioambiental, que también es hoy en día algo de lo que nos está exigiendo el mundo entero y el planeta de que tenemos que ser compañías que piensen en la sostenibilidad. Eso es Finsocial.

Somos una compañía que tiene una cartera cercana a los doscientos millones de dólares, es una compañía que se ha vendido a un fondo internacional,  yo soy un empresario que ya tengo un exit completo, yo vendí la compañía al 100% a un fondo internacional, pero sigo siendo el gerente y me vuelven a dar acciones de la compañía o ese es el compromiso que hay por los inversionistas nuevos con un potencial de crecimiento gigante.

Hoy soy un emprendedor serial, tengo más de veinte empresas, y estoy creando un company builder que se llama SBO Lab, que va a ser un vehículo que va a ayudar a emprendedores medianos, pequeños, pero con un potencial muy grande de crecimiento, a ver cómo buscamos llevarlos a la bolsa de Nueva York a través de un facility que va a ser SBO Lab, ese company builder.

Estas veinte empresas que yo hoy en día tengo, que son más de mil empleados, tienen una tracción y hemos logrado crear una turbina y eso hace que, todo lo que nosotros hacemos hoy, de alguna manera, creamos una compañía, da mucha atracción y eso hace que, de alguna manera, sean exitosas tempranamente. Normalmente, los empresarios o los emprendedores nuevos tienen un sueño, que es crear algo y, por eso, que puedan ver lo que yo estoy diciendo, en mi oficina tengo un mensaje que dice “no trabajes, juega a ser el número uno” y esa es la filosofía de vida de todos mis emprendedores y de todos mis socios con los cuales yo me asocio para generar un proyecto. Es identificar qué es lo que nos apasiona, qué es lo que queremos lograr y, a partir de eso, busca ser el número. Y eso es parte de lo que nosotros hacemos en este proyecto de vida.

Entonces es un poquito parte de mi filosofía, mi socio es Dios, para los que no lo saben, yo me siento un soldado en la Tierra donde tengo una responsabilidad que es lleva el amor de él hacia las personas a través del emprendimiento y a través de dar la oportunidad a la gente a poder crear lo que quiera ser, sabiendo que son compañías con responsabilidad social, medioambiental, dándole muchas veces a la gente segundas oportunidades porque no somos perfectos y es bien importante saber que hay mucha gente que en algún momento se equivocó o por algo cayó en un daño colateral y gente de muchos valores, ética, con unos principios, con ganas de servir y que, hoy en día, la sociedad no los atrae. Pues a mí me gusta realmente atraer a toda la gente que quiera dar lo mejor de sí. Eso es un poquito lo que lo he construido y lo que soy.

Artemio: Qué impresionantes todos los números que mencionas y este recorrido con Finsocial y después cómo se desprenden todavía otros veinte emprendimientos más y cómo dentro de esos hay sub-emprendimientos de más gente que se suma y que son como estas empresas que estás apoyando. Realmente sí estás metido enteramente en el lodo de lo que es esta escena de emprendimiento digital, qué gusto. Ahora me emociona todavía más esta conversación porque te stalkeamos muy bien en Linkedin, todas las preguntas que hacemos para estos podcast son tailor made al invitado y sí estoy todavía un poco sorprendido porque esto es más grande todavía de lo que esperaba.

¿Quién es Santiago Botero? CEO de Finsocial, ¿qué hace todos los días?

Rodrigo: Santiago, sobre tu papel como CEO en Finsocial, ¿nos podrías contar qué haces todos los días? Sabemos que esto, claro, en estos nueve años, ha cambiado muchísimo, pero ahora, ¿cuál es tu rol?

Santiago: Más o menos para contar un poco qué es lo que hago yo en un día y cómo yo veo la vida, todos los días me levanto a las 5:00am y le mando el evangelio a más de dos mil personas, estoy construyendo un seminario en Paraguay, no conozco Paraguay, pero estoy ayudando a unos franciscanos a construir un seminario, yo soy de la filosofía de que no todos tenemos la oportunidad de construirle una casa a Dios, y Dios me dio esa oportunidad de gente que yo considero, entonces todos los días a las 5:00am mando el evangelio, un video de tres minutos a dos mil personas por lo menos, algo que seguro se está multiplicando y está llegando a muchísimas personas más. No todos tienen que ser católicos, yo soy católico, no todos tienen que creer en esto, pero algo muy bonito que me ha pasado en la vida es que he recibido muchos mensajes de gente agradeciéndome ese audio porque estaba pasando por una situación difícil que yo ni sabía ni entendía y que para él, de alguna manera, así no sea católico, le llegó un mensaje de algo que le estaba pasando, y todos lo sentimos diferente.

Después, me levanto, llevo a mi hijo al colegio todos los días. Para mí es muy importante, yo tengo un hijo de nueve años, compartir ese momento, el colegio queda a quince minutos de mi casa entonces voy, lo llevo al colegio y me devuelvo. Llego a la oficina más o menos a las 7:30 de la mañana. Yo soy un workaholic, no trabajo, sino que juego a ser el número uno. Para mí, la pasión es esta. Todos los días uso una camiseta donde están los nombres de las compañías, lo que yo hago, acá atrás debe decir “no trabajes, juega a ser el número uno”, y ese es mi día a día.

Llego todas las noches y fijo cuáles son las reuniones que tengo al día siguiente para planearlas. Por ejemplo, esta mañana, tenía una reunión a las 7:30 de la mañana con Bancolombia, que es el banco más grande de Colombia, porque estamos sacando unos bonos sociales de 100 mil millones de pesos, 30 millones de dólares, y teníamos reuniones con inversionistas a través de un chat, entonces estaba contándoles un poquito lo que es la compañía, y eso dura una hora. A las 8:30 vino el presidente de Credicorp, que es un banco en Perú, a contarme y a tratar de ver si yo le podía dar recursos míos para que él los invirtiera. Y yo le dije “tú estás equivocado, yo soy un empresario o un emprendedor, a mí me gusta invertir, yo no me quiero jubilar, antes te invito para que yo te muestre dónde yo produzco dinero y tú por qué mejor no piensas darle mejor rentabilidad a tus inversionistas y apuéstale a lo que yo hago. Yo soy un emprendedor activo”.

Ahora, la reunión que tengo con ustedes, a las 3:00 de la tarde tengo una reunión con otro fondo, también para explicar lo de los bonos, yo les tengo que contar un poco de la empresa para que ellos se sientan cómodos, sientan dónde están invirtiendo, eso es parte del protocolo. A las 5:00 viene un empresario de Singapur que tiene el tema de energías renovables, quiere conocer un poquito lo que yo hago, yo tengo una responsabilidad social muy importante, soy socio de una fundación que llamo Fundación Finsocial donde llevamos el amor de Dios a las personas y la función es hacer milagros. Las personas que nunca se esperaban algo, es cómo llegamos y les ayudamos, desde niños, gente que está en la cárcel, viejitos, emprendedores, ahorita estamos trabajando y creando un banco de la gente de la mano de la gobernación de donde estamos nosotros para ayudar a la gente de más bajos recursos a crear un emprendimiento, y los apoyamos a través de un mercado asociativo entre ellos, generando comunidad. Ese es como mi día a día.

Normalmente llego a mi casa a las 7:00 o a las 8:00 de la noche, comparto un poquito con mi hijo, por eso para mí es muy importante llevarlo al colegio, vuelvo a almorzar a mi casa, mi casa me queda a dos cuadras, para mí tiene que ser práctico, todo tiene que ser muy accesible y soy de puertas abiertas, acá todo el tiempo mi oficina es de puertas abiertas, la gente entra y me pregunta lo que necesita, y estoy todo el día ayudando a que ellos hagan su mejor trabajo.

Artemio: Creo que eso es un análisis veraz de cómo es un día en la vida de un CEO. Precisamente mencionaste un montón de cosas como alinear a la gente y a la visión, ser un facilitador para que la gente que trabaja en la empresa pueda hacer mejor su trabajo, comunicarse con todos los stakeholders, dar certidumbre a nuevas inversiones. Si quieren el manual o la fotografía exacta, creo que esta es de las más completas que nos han dado en el podcast.

Y, saliéndome un poquito de guion, Santiago, suena como que eres una persona con muchas ideas respecto a cómo construir y hacer cosas, ya sea de emprendimientos o dentro de tus propios emprendimientos. ¿Tú creerías que esto que digo es real?

Santiago: Yo soy una persona disléxica. Los disléxicos tenemos una ventaja a pesar de tener una desventaja y es que, primero que todo, vemos cosas donde las personas no las ven y nuestra forma de aprendizaje es más lenta o más difícil que para una persona normal. Entonces, yo todo lo tengo que ver simple y lo tengo que entender como lo entiende un niño y, como todo lo trato de asimilar como un niño, para mí se me hace sencillo ver oportunidades. Pero algo que es muy importante, es que las empresas exitosas no necesariamente salen de ideas buenas. Hay empresas exitosas que nacen de ideas malas y son exitosas porque nadie ha sido capaz de mostrar una idea mejor de lo que hay, pero la idea es un fracaso. Entonces, lo importante aquí y en todo este ecosistema en el cual yo trabajo es la gente correcta.

Tú, para que un emprendimiento sea bueno, tú como emprendedor requieres del socio correcto. Más que el dinero, es identificar con quién te quieres casar o quién quieres que lidere el proyecto, y ahí es donde una idea buena fracasa con alguien regular y una idea mala se vuelve exitosa con alguien excelente. Eso es lo principal.

Claro que yo tengo muchas ideas y, normalmente, son buenas, pero no todas las ideas las hago realidad, no porque no sean válidas, sino porque, de pronto, no encuentro al socio correcto para que pudiera liderar esa idea, eso es diferente.

Artemio: Aquí también nos pasa que yo soy mucho de decirle a Rodrigo muchísimas ideas y Rodrigo es como un filtro que me va diciendo “espérate, eso está muy raro” o “¿de dónde sacaste esto?”, “eso es muy buena idea”, “eso requiere de muchos recursos”.

Rodrigo: Y además es un tema recurrente este de la importancia de a quién pones como tu socio, de a quién buscas para apoyarte en el equipo, es algo con lo que nos encontramos al menos una vez en cada episodio, que gran parte del éxito de los emprendimientos es esta mancuerna con los socios.

¿Cuál es el consejo que da Santiago para conseguir los primeros mil usuarios en una startup?

Rodrigo: Te queríamos preguntar al respecto de adquisición de usuarios al principio. Nos íbamos a enfocar en Finsocial, la pregunta era ¿cómo fue la adquisición de tus primeros mil usuarios?, porque es muy interesante ver cómo arrancan. Pero, ya teniendo tantos proyectos, igual y podemos no enfocarnos en Finsocial y, más bien, que nos cuentes ¿qué patrones has visto? ¿Qué lecciones te has llevado encontrando los primeros mil usuarios de todos los emprendimientos que tienes? ¿Dónde crees que está el secreto de echar a andar una startup con su primer batch de usuarios?

Santiago: En este momento, yo estoy montando una compañía que se llama WeCar. WeCar es una compañía que le va a permitir a las personas tener vehículo, personas que, de pronto, nunca pensaron tener vehículo, que su medio de transporte, de él y de su familia, sea el bus, el taxi u otro medio que no sea un carro o una moto. Entonces yo aprendí a prestar dinero en el negocio de las motos, mi familia es grande en el negocio de las motos, aprendí que la moto no es una garantía buena, los que prestamos dinero hoy en día sabemos que solamente ganamos dinero no cuando prestamos sino cuando nos pagan y me dije que iba a crear un modelo de crédito de carro para que cualquier persona pueda tener carro.

Mi filosofía en este momento es ayudar a todas las personas, independientemente de su tamaño económico, solamente pido que ganen dos salarios mínimos, y poderles prestar un carro cuando la banca no les puede prestar por el tema del endeudamiento, pero yo no lo veo como endeudamiento, yo lo veo como que, si yo te ofrezco un carro, cuántas personas de tu familia o de tu casa se movilizan, cuánto se gastan en bus, cuánto se gastan en moto, en taxi y, de pronto, esa plata es similar a lo que es el costo del vehículo, pero la idea no es solamente llevarlo a un gasto, entonces esta compañía está creando una alianza con una compañía de logística de carros y vamos a crear una compañía también que va a poder ayudarle a estas personas a que sus carros se vuelvan productivos, ellos van a poder hacer la última milla de paquetería, como allá en Estados Unidos con Amazon, les vamos a dar un carro y les vamos a dar esto para que para ellos sea también una oportunidad de negocio.

Entonces, cuando tú me hablas de los primeros mil carros, de mis primeros mil clientes, yo tengo 800 empleados en Finsocial, todos los 800 empleados tienen oportunidad de comprar un carro. Lo primero que estoy haciendo en este momento es ofrecérselo a mi gente para que compren carros, si tú eres un buen profesional y quieres carro y no tienes carro, vente a trabajar a Finsocial, yo te presto la plata para que te compres un carro trabajando en nuestra empresa.

Y ahora, lo que estoy haciendo, y algo en lo que yo creo que muchos emprendedores se equivocan, es que lo perfecto es enemigo de lo bueno. Hay que tirarse al charco, rápido. Si al principio la tecnología no está correctamente montada, pues lleva los datos en un cuaderno porque si esperamos a que siempre todo esté perfecto y no arrancamos a generar ingresos, eso genera gastos y eso ahoga a la compañía. Yo puedo llevar una empresa en un cuaderno, recibiendo dinero, y poco a poco la voy creciendo.

Entonces, esos primeros mil clientes, ni siquiera mil, sino que los primeros cien clientes o diez clientes, son con los que hay que ver cómo nos lanzamos al charco, cómo le perdemos el miedo, cómo le damos el empoderamiento a nuestra fuerza de ventas, que se vaya con todo a capturar ese mercado porque los primeros clientes requieren de un poco de confianza. Tú me estás prestando plata, ¿esto sí será verdad?, me vas a engañar, ¿qué es lo que hay detrás de este negocio?, porque no te conocen o no te entendían. Pero cuando tú tienes un producto, una propuesta de valor interesante, en mi caso, yo presto a gente que de pronto nadie les va a prestar para un carro, no tienes cuota inicial, las cuotas te quedan justas para lo que tú puedes hacer, pues yo creo que, literalmente, debería de ser sencillo, yo así lo veo, y si la fuerza de ventas que yo contraté no está siendo lo suficientemente ágil para romper y salir, entonces me meto yo porque, de pronto, lo que yo estoy pensando no es lo correcto o no estamos comunicando cómo es el deber ser, entonces yo soy un emprendedor que, si me toca meterme, a irme a un colegio o hacer algo para tratar de vender y entender cómo es la dinámica, soy capaz de hacerlo.

Eso también es importante: los emprendedores no son personas de oficina, los emprendedores no somos los empresarios. Un empresario puede ser alguien que heredó una empresa, pero un emprendedor es alguien que creó una empresa. Nosotros pagamos para trabajar, esa inversión inicial es un costo para nosotros y pagamos por hacer lo que nos gusta, entonces esa es la diferencia y a lo que le tenemos que apostar.

Por eso, es muy importante identificar nuestras pasiones. A mí muchas veces me han dicho “Santiago, yo quiero montar un negocio”, y cuando me dicen eso, yo digo “ese ya fracasó”, porque uno no monta un negocio, uno, de algo que está haciendo, lo vuelve un negocio, pero cuando tú no sabes ni qué es tu pasión, vas a fracasar.

Artemio: Qué poderoso. La verdad es que, cuando no está este drive, cuando no tienes muy claro esta parte de por qué haces lo que haces o qué es lo que te gusta, qué es lo que te divierte de hacer lo que haces, como esta parte de la pasión, pues sí falta ahí un eslabón fundamental para el éxito de una startup que apenas está arrancando.

¿Cómo fue el proceso de exit de Santiago Botero con Finsocial?

Artemio: Justo nos contabas cuando iniciamos, Santiago, que Finsocial fue adquirido. Por ahí en Crunchbase leímos que fue por Christofferson Robb & Company, ¿podrías contarnos cómo fue ese proceso? Porque hay muchos emprendedores que están en este imaginario del emprendimiento social y piensan que, eventualmente, llegarán a hacer un exit o una salida a bolsa, y tú que tienes esta experiencia de la adquisición, creo que sería de mucho valor para los emprendedores que nos escuchan.

Santiago: Yo he vendido varias compañías, varias veces. Lo primero que tiene que entender una persona es que un proceso de venta parcial o total es un proceso lento y es un proceso que, yo creo que, en el mejor de los casos, se puede demorar un año porque arranca por una negociación donde la gente tiene que conocer a la compañía y eso puede durar uno, dos o tres meses tener toda la información que piden; después arranca el tema de ponernos de acuerdo en los valores y en todas las oportunidades, ahí entra la negociación, y, después de cerrar eso, viene un tema legal, que es todo lo que has estado montando, los abogados lo tienen que entender y lo tienen que plasmar en papel. Y, ese proceso, uno quisiera que fuera diferente, pero es un proceso que puede durar un año, o durar mínimo un año. Yo, el proceso de la venta de Finsocial, que no fue directamente a Christofferson Robb & Company, sino a fondos de Christofferson Robb & Company manejados por ellos, fue un proceso que duró año y medio porque tuvimos un problema que fue la pandemia. La pandemia nos limitaba a que ellos pudieran venir a conocer las compañías y no era una inversión pequeña la que estaban haciendo, entonces para ellos era muy importante estar seguros de que la empresa sí era como ellos la querían y que, de pronto, no les estuviera mostrando algo que no era, entonces, literalmente, es un proceso un poco traumático, sobre todo porque, si tú estás buscando dinero porque necesitas capital de trabajo dentro de tu compañía, puede no ser el mecanismo correcto o los tiempos correctos, porque la compañía va a durar un tiempo sin gasolina, sin un flujo de caja. Tienes que saber que eso es algo que requiere flujo de caja, que eso te va a ayudar a planificar muy bien la decisión de cómo vender, cuándo vender y cómo empezar un proceso de venta porque, si nos esperamos hasta el final, vamos a fracasar por los tiempos, nos vamos a quedar sin oxígeno. Y, como te dije desde el principio, cualquier venta parcial o total, es muy importante que se haga con la visión de que sea lo mejor para ti.

Yo me acuerdo que, cuando yo vendí esta compañía a los fondos de Christofferson Robb & Company, me preguntaron qué dudas tenía para ellos, para ver si había alguna pregunta que me interesara y yo les dije que no, que yo no tenía ninguna pregunta, que yo le había pedido a mi Dios que, si el día de mañana, me mandaba a alguien que comprara la compañía, que fuera la mejor empresa para comprar la compañía, no la persona que más plata me diera a mí por mi participación, porque para mí es más importante que la compañía siga fluyendo, siga funcionando, siga creciendo por la responsabilidad que hay de toda esta gente, tengo más de mil familias que trabajan conmigo, que dependen de toda esta ecuación y yo no puedo ser tan egoísta para buscar a la persona que más dinero me diera. Uno en esto tiene que, de alguna manera, mirar cuáles son sus prioridades: la mía es ayudar, es servir, es disfrutar, jugar a ser el número uno, y el dinero es el resultado de haber hecho bien ese trabajo.

Artemio: Fantástico. Ese es un consejo que dan los mismos fondos de inversión, más inclinados al venture capital, por el giro de este espacio, pero que nos han contado, que es bien importante tú escoger a tus inversionistas y no sólo pensar take the money and run, como agarrar el dinero que hay sobre la mesa y ya.

¿En qué otros emprendimientos con causa ha participado Santiago Botero?

Rodrigo: Seguimos con nuestro invitado de esta edición, Santiago Botero de Finsocial y de veinte empresas más. Santiago, queríamos preguntarte al respecto de otra labor que también es de los emprendedores que tienen ya mucho tiempo en el ecosistema, que es un poco compartir sus conocimientos o ayudar a otros emprendedores a que funcionen mejor, a ser exitosos. Nos contabas que ya tienes un programa que se dedica a potenciar otros emprendimientos, pero tú, personalmente, ¿cuándo fue la última vez que mentoreaste a alguien y en qué fue?

Santiago: Todos los días estoy en proceso de mentoría porque, con todas estas compañías que yo tengo y todos estos socios, hay una parte de experiencia que a uno le pasa. La última compañía que adquirí fue una llamada Blumer, es una compañía que tiene una responsabilidad medioambiental muy importante, es una de las primeras redes sociales con filosofía verde en el mundo, pero lo más importante ahí es que estamos creando, queremos crear una moneda digital, que se llama Carbon Pay, respaldada en reciclaje y en el tema de captura de CO2 de carbono, para buscar que esa manera sea ese vehículo para que las compañías compensen y se vuelvan carbono neutral.

Artemio: ¿Esto es en el espacio cripto, Santiago?

Santiago: Sí, la moneda entra en el espacio cripto. Se llama Carbon Pay y la compañía es Blumer. Es muy importante porque lo que nosotros queremos transmitir es demostrar que cuidar al planeta vale la pena, es una de las cosas que es muy valiosa. La otra cosa que también quiere demostrar esa compañía y que queremos dignificar es la labor de esas personas de la calle que están permanentemente reciclando. Yo no sé si en tu país pasa, pero cuando nosotros vemos un reciclador, a los chiquitos le dirán “pórtense bien porque, si no, se los llevará el loco o el coco”, que es esa persona que está por ahí triste y sucia, metiéndose a todas las basuras, limpiando nuestro desastre, esas personas son, en el mundo de la naturaleza, son como los escarabajos, limpian todo el deshecho que nosotros hacemos, pero es gente que no está dignificada porque, sabiendo que ellos están limpiando lo nuestro, ¿por qué ellos no tienen baños en la ciudad para que ellos puedan hacer sus necesidades?, ¿por qué ellos, de alguna manera, no pueden tener ropa bonita o que la gente se sienta orgullosa y le dé las gracias a ellos por limpiar todo nuestro desastre?

Entonces esa fue la última adquisición que tengo junto con una compañía de teléfono celular que se llama Love, que invertí en ella porque la filosofía es que vamos a repartir el 50% de las utilidades para ayudar a la gente, y la filosofía de esto es que, mientras tú hablas por teléfono, te llegan corazones a tu teléfono y esos corazones tú se los puedes donar a quien tú quieras y los puedes usar para ir a sacar dinero de un cajero electrónico. Es algo bien particular porque nos ayuda a demostrarnos a todas las personas que podemos ayudar, lo único que tienes que hacer para poder ayudar es hablar por teléfono, y el teléfono hoy en día hace una cosa bien interesante en nuestra naturaleza: nos alejan de los seres cercanos que tenemos, pero nos acerca a los seres lejanos que tenemos.

Artemio: Como en esta llamada Barranquilla - Ciudad de México.

Santiago: Pero si estuviéramos comiendo en mi casa y cada uno estuviera chateando en su teléfono, estaríamos en otra parte y no estando con nuestra familia, que es lo bonito. Entonces la filosofía de esta compañía es “minutos que cambian vidas” y es algo que queremos transmitir, llevar ese amor de Dios a las personas, queremos buscar que todas las personas sientan que pueden ayudar, que exista la cadena de favores, y esa es parte de mi filosofía. Yo más que enfocado en cuánto dinero pueden dar esas empresas, lo que a mí me mueve es el corazón del negocio y, de algún lado, busco cómo rentabilizarlo. Entonces, el reto en estas dos compañías en las que estoy invirtiendo es cómo hago que den plata haciendo lo que se debe de hacer.

Artemio: Ese es un reto bien grande, pero suena muy interesante todo esto de telefonía celular, el tema cripto que es tan innovador. A mí me vuelan la cabeza las cosas que están pasando ahí todo el tiempo.

Santiago: Esta es la compañía de telefonía celular, Love, y también está Blumer, son como dos personas que se abrazan y crean una cara. Esto, todo es hecho con reciclaje.

Artemio: That’s the way! Es así. Genuinamente, estas son las empresas que, por lo menos, la nueva generación de jóvenes que crece ya con una educación medioambiental desde la primaria, secundaria, somos una generación a la que le han dicho tantas veces que el planeta importa, que la dignidad humana importa, y este tipo de iniciativas son las que, por lo menos hablando desde mi persona, son a las que queremos depositarles nuestra confianza, nuestro dinero, porque sabemos que vienen con un impacto positivo que antes era inexistente en los negocios. Es un tema generacional, yo creo que es un tema generacional y de cuánto se ha puesto este tema en la agenda.

¿Qué factores deben tener en cuenta los nuevos emprendedores en el espacio fintech?

Artemio: Santiago, siguiendo con nuestras preguntas, nos gustaría que nos contaras tres consideraciones clave para nuevos emprendedores en el espacio fintech, justo es el tipo de startups que más vemos en Latinoamérica, está hot en este momento, en este mismo espacio hemos tenido a un montón de empresas fintech. Entonces, para aquellos que están apenas empezando sus emprendimientos o están empezando a darle la vuelta a esta oportunidad que hay en Latinoamérica, tres consideraciones.

Santiago: La primera es que yo quiero explicar qué es una fintech. La gente siempre se equivoca porque entendiendo lo que es una fintech vamos a entender los errores que no debemos de cometer. Por ejemplo, un banco nunca se volverá una fintech y voy a explicarlo a mi manera de disléxico. ¿Por qué un banco nunca se volverá una fintech? Porque un banco lo máximo que puede hacer es digitalizarse, pero todos sus procesos, toda su forma de pensar, su forma de actuar, es demasiado paquidérmica, es un elefante que tú quieres que sea como un cheetah, tú quieres que sea un jaguar, pero es un elefante. Por más que le pintes manchas o le hagas cosas, nunca va a tener la velocidad de un cheetah.

Pero algo muy importante que hace el sistema financiero y que muchas personas lo ven como un enemigo, es que el sistema financiero es el motor de todas las industrias. Por ejemplo, si en Colombia no existiera el sistema financiero para financiar carros, Colombia fuera como Cuba, pocos carros, carros viejos, y aquí está lleno de carros nuevos porque el sistema financiero es el motor de toda esta ecuación. Pero algo muy importante es que todas las personas detestamos el sistema financiero. Estas personas nos pagan intereses baratos, nos cobran intereses caros; todo, en cualquier cosa que pueden, nos cobran. Pero algo que es muy importante de entender es ¿cómo funciona el sistema financiero?, ¿qué es el sistema financiero en la ecuación?

El sistema financiero arranca de una madre cabeza de familia, ella es trabajadora, ella es la que trae recursos a su casa, tiene un hijo o varios hijos, pero no tiene a nadie que vela por ella, ella es la responsable. Es una persona muy trabajadora, muy buena, gana dinero, más de lo que ella necesita para vivir, es muy cuidadosa en su gasto, gasta lo mínimo y guarda el resto para su vejez. Es una persona bien cautelosa. Entonces hoy va al sistema financiero y le lleva dinero para que el sistema financiero lo guarde y le produzca un rendimiento para ver si a ella eso le va a servir para el futuro.

Por otro lado, hay una madre que no es cabeza de familia, es ama de casa, que tiene un marido que la mantiene, ella es comprometida con su hogar pero no sabe ahorrar, vive con lo que le manda su marido y no se preocupa en el futuro porque siente que siempre va a tener a su marido al pendiente, y tiene también un hijo.

Entonces, la primera madre tiene un hijo y este hijo le pide a la mamá un balón, pero la mamá le dice que no, que no puede porque tiene que ahorrar para su vejez.

Luego está la madre ama de casa, que las admiro mucho, tiene también un hijo y, cuando el hijo le pide un balón, la madre le dice “pues no tengo plata pero voy a pasar la tarjeta de crédito”.

La plata de la persona que se sacrificó y no le dio eso a su hijo, se utilizó para que otra persona hiciera su sueño realidad. Cuando tú miras el sistema financiero de esta manera como yo la pongo, tenemos que proteger al ahorrador. No hay ningún banco en el mundo que esté pensando en pagar la mayor cantidad de intereses a sus ahorradores. Entonces los bancos, hoy en día, eso es en lo que menos piensan. Piensan en cómo darle tasas baratas a los que quieren hacer sus sueños realidad para que acepten el crédito, y eso es llevar la cadena hacia atrás.

Ahora me voy al tema fintech. Cuando una fintech nace, es una persona que se da cuenta de una necesidad. Llega a un restaurante y dice “nadie le presta plata a los meseros”, ¿por qué? Porque a la banca no le importan los meseros, entonces yo le voy a prestar plata a los meseros. Es que a los meseros les pasa que una parte de sus ingresos no se representa dentro de su salario, son propinas, y yo le quiero prestar plata. Y esa persona arranca, llama a cinco amigos y les dice que deberían montar una plataforma para los meseros, les preguntamos a los meseros si les dan crédito y dicen que no porque se cree que no ganan suficiente, pero ellos en propinas gana el doble o el triple de lo que les pagan.

Entonces el emprendedor dice que les va a prestar plata a los meseros, hace la plataforma con cinco amigos, reúne, platica y hace la plataforma para prestarle plata a los meseros. Después de que hace la plataforma, que está pensando en el cliente, en la necesidad principal, se va con otros amigos a decirles “señores, necesito plata para prestar”, y habla con las tías, con los amigos, con la familia de los amigos y consigue plata para prestar, y empieza esa cartera a fracasar porque ese emprendedor no sabe prestar dinero, porque él cree que la única forma de ganar dinero es prestando y uno solamente gana cuando le pagan.

Esa parte la saben hacer los bancos, cobran mucho, por eso prestan mucho. Pero, el otro, entonces se van para la banca, pierden plata y se van para la banca y dicen “yo he perdido, pero ya aprendí a prestar dinero”, y la banca le dice “no, yo a usted no le presto. ¿Usted tiene patrimonio?”, y el emprendedor no tiene patrimonio, entonces hasta ahí llegó el emprendimiento.

¿Qué es lo que es muy importante de entender? Y también es parte de las ecuaciones que quiero enseñarles a las fintech. Lo primero es que, si tú quieres montar un fintech, primero piensa como banco, piensa en que la plata del ahorrador es sagrada y que cada crédito necesita tener anillos de seguridad. ¿Cuál es el plan B si la persona no te paga?, ¿cuál es la acción que tienes que tomar para ver si tú eres capaz de recuperar ese dinero? Si es seguro de vida, si se murió la persona, si es un codeudor si la persona no paga, si es una garantía o una fianza, cualquier cosa, qué estás haciendo y qué estás teniendo en consideración antes de lanzarte a prestar dinero.

Lo segundo es que la banca, así no queramos, hoy tiene que ser nuestro aliado porque los grandes capitales están en la banca, no están en las personas. Entonces, si tú te arrancas a atacar simplemente a la banca porque son estos elefantes que no son cheetah, no te van a abrir la puerta. Entonces, la segunda cosa que tengo que decir es pilas con tu lenguaje y cómo quieres atacar.

Y la tercera cosa es solamente haz en lo que estés dispuesto a pagar para trabajar, porque la única forma de ser exitoso es jugando a ser el número uno. Afuera hay gente de productos y mejores ideas que tú y si tú no juegas a ser el número uno, nunca vas a ser lo suficientemente rápido para ganar una partida porque siempre te vas a tener que reinventar. Por ejemplo, yo tengo iPhone, y yo puedo decir que el iPhone es el mejor teléfono que existe por la experiencia de usuario, a mí lo que más me gusta del iPhone es la experiencia de usuario y que hoy mi teléfono es casi una computadora. Pero, ¿sabes algo? iPhone, hoy en día, está en jaque y va a estar en jaque por Tesla. El iPhone no es invencible, pero Tesla va a sacar un teléfono que no está teniendo en cuenta la experiencia de usuario, está teniendo en cuenta la velocidad, la conectividad y que en cualquier parte del mundo funcione, que sea barato.

Otra cosa que yo te quiero enseñar es que nunca como empresario o emprendedor puedes bajar la guardia, porque siempre habrá otro que quiera tu mercado.

Rodrigo: Ese último me gusta mucho. Hernán Kazah nos lo había comentado antes, dijo que en el mundo del emprendimiento se juega el partido todos los días.

Artemio: Todos los días es el partido de la final de la copa. Y me recuerda también mucho a algo que vi, últimamente he estado consumiendo mucho contenido de este emprendedor que se llama Gary Vee, que tiene una agencia enorme de marketing, y él cuenta una experiencia en la que él invirtió en Uber en una etapa temprana, él da charlas, pláticas, seminarios y estas cosas sobre marketing y lo invitaron a la conferencia de taxistas de no recuerdo qué ciudad. Entonces él está dando su charla y les dice “trucha, taxistas, que viene Uber y viene con todo. Es una plataforma escalable que funciona en todo el mundo y demás” y que la reacción de las personas en el público y de la asociación de taxistas de esa ciudad le dijo “Gary, tenemos bien controlada a la gente que hace la ley en esta ciudad. Uber nunca va a pasar porque además el dinero que tenemos para hacer lobbying es muchísimo”, y que él en ese momento pensó “¿no conoces el venture capital? Que esta gente va a llegar con tal vez un millón de dólares de inversión”, o sea, hay más dinero allá afuera para hacer este tipo de disrupciones cuando son buenas las ideas y cuando el emprendedor es el correcto, y eso habló mucho, fue una fotografía muy clara, de cómo al sector de taxistas los agarró en curva Uber y muchos creyeron que, mediante regulaciones o palancas políticas esto no iba a suceder, pero lo que pasó al final fue que hay una mejor experiencia para el usuario final, todo es mucho más efectivo, realmente le dieron la vuelta a esa industria y creo que esa experiencia habla de cómo, por lo menos en esa ciudad, ese sector de taxistas y esa asociación bajaron la guardia completamente, se confió.

Santiago: Y eso es lo que es muy importante de entender, que, por ejemplo, el servicio de taxi está mal prestado. Yo he usado Uber y una de las cosas que más me impactó a mí al usar Uber era que, cuando abrías la puerta, primero el carro olía a limpio y lo segundo es que el tipo me preguntaba qué música quería escuchar. Yo era una persona importante para esta persona, y eso es lo que demuestra al final que es el monopolio, son esas compañías que están hechas solamente por leyes pero que no se están reinventando y no se están mejorando, pero es muy difícil tapar un río con un dedo, la presión del agua va a ser tan fuerte que se va a desbordar y el mayor limitante que tenían las compañías de los taxis, por ejemplo, es que muchos de esos taxistas no eran dueños de los carros, y si tú enamoras a esas personas para que sean Uber en vez de dejar el carro, normalmente, los dueños de los carros hay muchos que son inversionistas, entonces anda a manejar tus 100 carros y eso permite que, en el largo plazo, van a tener que convivir las dos porque, si va a existir algo, lo otro se lo va a ir comiendo y, en el futuro, yo te puedo garantizar que lo que va a prevalecer es el tema de la economía colaborativa, que serían los Uber o las compañías que prestan un servicio de transporte diferente a un transporte que sea simplemente obligado por una ley.

Y lo importante es que las personas de los taxistas, los inversionistas de los taxistas, no vieron venir que muchos de esos taxistas no eran dueños de sus carros y de que una plataforma como Uber, de economía colaborativa, te permite acceder a ese carro sin una barrera de entrada como es el costo de la licencia de ese carro, y eso lo que hace es que, en el corto plazo, haya roces pero, al final, siempre va a predominar la fuerza del mercado, de lo que quieren los clientes. Por eso yo les quiero explicar una cosa: ¿por qué un banco no se puede volver una fintech? Porque un banco nunca piensa en el cliente como la razón de ser de su negocio.

En cambio, una fintech arranca pensando en que la razón de ser de su negocio es lo que quiere el cliente, pero todavía no sabe cómo prestar dinero y no sabe lo importante que sabe el banco, por eso yo insisto en que no hay buenos ni malos, todos nos necesitamos.

Y la oportunidad es ver cómo nos unimos. Pero hoy, por ejemplo, yo esto de la responsabilidad social y medioambiental no lo hago por marketing, no lo hago porque yo necesite que la gente me quiera, no, yo lo hago por convicción. Mi reto y mi obligación es cómo yo creo esa responsabilidad, cómo logro y cómo realmente hago un negocio de ella, cómo me beneficio de esa función sin tener que ser que el gobierno me ponga un impuesto para que yo sea responsable con el medioambiente, y yo creo que ahí es donde son dos tipos de emprendedores: el emprendedor pasivo que hace las cosas por obligación, y el emprendedor activo, que normalmente siempre está buscando cómo mejorar en cómo piensa el cliente y cómo compite.

Artemio: 100% y creo que, para ya irnos a la última pregunta, yo creo que este es un mensaje para todos los negocios que están en una zona de confort y tal vez incluso un mensaje para todos los negocios que son locales, que tal vez todavía no tienen este componente escalable que permite la tecnología digital. A todas las personas que tienen un negocio así, sepan bien que tienen un target sobre su negocio y que hay una generación de emprendedores que están buscando servicios localizados, locales, y están pensándolos a escala. Y esta gente se va a apalancar de venture capital y van a suceder más disrupciones como esta de Uber y los taxistas, entonces es momento de hacer la tarea y de educarse respecto a estos temas, ver cómo hacer escalable tu negocio o por lo menos competitivo ante esta ola de innovación.

Rodrigo: Y centrado en el usuario.

Artemio: Exacto, porque no va a cambiar y, genuinamente, lo hemos visto en este podcast, en todo el capital que está entrando en el continente, en los miles de emprendedores que hay allá afuera pensando ideas, todos tienen este mindset y todos, si la idea es buena, el producto es bueno y la experiencia le da al mercado lo que busca, van a disrumpir.

Santiago: Y lo importante, a pesar de eso, es también pensar que los emprendimientos tienen hoy que pensar con visión de que se puedan desarrollar en otros países, en otros mercados completamente diferentes porque esa es una de las cosas que van a buscar los venture capital, qué tan escalable es tu negocio, cuál es tu capacidad de crecer eso y llevarlo a otra latitud, y eso hace que tu compañía valga y consiga apetito de inversionista.

Rodrigo: Claro, los dos enfoques más grandes son la escalabilidad y el elemento disruptivo, la atención al usuario que no está teniendo el status quo y es lo que logra captar y mover al mercado.

¿Qué consejos da Santiago a los emprendedores de Latinoamérica?

Rodrigo: Lamentablemente, Santiago, se nos está acabando el tiempo, nos queda una última pregunta pero creemos que puede salir mucho valor de aquí para las personas que nos están escuchando, y esta es ¿cuáles son tres consejos para mantener una cultura saludable en tu startup? Tú ya tienes mucha experiencia aquí y nos podrías dar algo valioso.

Santiago: El primer consejo que yo te daría es que trates a tus empleados como socios, donde tú, como gerente, al final eres un facilitador. El siguiente variable, que es muy importante tener en cuenta, es que, al principio, normalmente de una empresa, una fintech, un emprendimiento, uno no tiene el mejor talento jurídico, pero en la medida en la que vas recibiendo dinero o vas ganando tracción, es muy importante fortalecer tu departamento jurídico porque esto te ayudará a que no vayas a estar cometiendo errores que el día de mañana te vayan a costar caro.

Y la tercera cosa que yo les diría a los emprendedores es que piensen siempre en productos que rápidamente sean rentables. No piensen en productos que solamente estén pensando en quemar dinero, en escalabilidad, porque ese modelo de estar consiguiendo capital cuando yo les digo que un fondeo se puede demorar un año, es bastante traumático y cansado para el emprendedor, sobre todo porque nos dedicamos más a buscar capital que a enfocarnos en lo que queremos hacer. Entonces es muy importante eso.

Y el cuarto que quiero darles es que, cuando vayan a conseguir un socio, busca a alguien más que por el dinero, por sus valores y que tenga casi que tu misma filosofía de vida, así no sean iguales porque tú necesitas complementar tu compañía con gente diferente. Pero, al menos, que sea gente con la misma visión de vida. Por ejemplo, mi filosofía es pagar a la gente lo máximo que puedo pagar, pero si yo tengo un socio que lo único que le interesa es rendimientos para él, pues va a ser muy difícil que yo pueda trascender para atraer al mejor talento, eso es como lo que yo recomendaría y es mi visión de vida y de empresario.

Artemio: Fantástico, check en escoger un buen socio. Y bueno, estamos en la última parte de este capítulo. Muchísimas gracias, Santiago, qué buen capítulo, este es de los que, si escuchan Cuando el Río Suena, a fuerzas tienen que escucharlo.

Le recuerdo a toda la gente que en cuandoelriosuena.com está el call to action para registrarse a nuestra newsletter y recibir una notificación cada que saquemos un nuevo capítulo. De igual manera quiero pedirles con el corazón en mano que, si encuentran esto valioso o si creen que le puede servir a un emprendedor que esté en su camino en la construcción de su negocio, por favor compártanlo con esta persona. Queremos llegar a las más personas posibles, aunque ya llevamos más de 40 capítulos, seguimos empujando esto, sabemos que hay mucha gente allá afuera a la que no hemos llegado y ustedes pueden ayudarnos con un share, es gratis, por favor. Sin más que agregar, nos vemos a la próxima.

Si crees que a alguien le seria útil este contenido, compártelo con esa persona.

Escucha otro episodio

los mejores recursos para negocios digitales

Nunca dejamos de aprender sobre nuestro ecosistema, cuenta con que compartiremos lo más valioso contigo.

Conoce las lecciones más valiosas después de 61 episodios publicados de nuestro podcast. Lee sobre la Minimum Viable Startup.

suscribirme
switch languageenglish

Solo usamos cookies para brindarte la mejor experiencia en nuestro sitio, pero puedes revisar nuestra política de cookies e inhibirlas si prefieres. Si sigues navegando por el sitio asumiremos que estás de acuerdo con ellas.