ver todos los episodios

80

detrás de cámaras del equipo de producto en una fintech

Yo te presto - María José Álvarez

María José Álvarez Yo te presto Detrás de cámaras del equipo de producto en una fintech

Producto

Acompáñanos con María José Álvarez, Head of Product de Yo te presto, una plataforma de préstamos con 10 años de operaciones en México.

Comparte

Insights

Si solo tienes un minuto, lo más importante que pueden aprender operadores, inversionistas y fundadores de Yo te presto es lo siguiente:

  • La flexibilidad es clave en un equipo de producto. En Yo te presto consideran sumamente importante la flexibilidad cuando trabajan sobre el roadmap y los requerimientos del equipo de producto
  • Saber programación te hace un mejor product manager. Los estudios técnicos de María José le permiten participar en estimaciones, entender por qué unas soluciones son más complejas que otras y ser empática con su equipo de desarrollo
  • Tener un stack sólido de tecnología ayuda a escalar tu equipo de programación. En Yo te presto prueban las últimas tecnologías una vez al trimestre pero sólo implementan las que tienen comunidades amplias detrás y que ya probaron su valor de forma contundente.
  • No acumules demasiada deuda técnica. Avanzar demasiado rápido puede costar después cuando un cambio crítico se vea bloqueado por la construcción rápida de algunas partes de tu producto.
  • Es más importante el fit que los estudios. La proactividad, curiosidad y accountability son razgos que María José toma en cuenta de forma prioritaria en la contratación de sus product managers.
Transcript

Artemio: ¡Hola! ¿Qué tal, gente del internet? Bienvenidos a una edición más de Cuando El Río Suena, el podcast para toda la gente que está construyendo un negocio, un proyecto o algo en internet allá afuera. ¿Cómo estás, Rodrigo?

Rodrigo: ¿Qué tal? Muy bien.

Artemio: Un gusto estar en un día más de grabación. El día de hoy nos acompaña María José Álvarez, de Yo te presto. ¿Cómo estás, María José?

María José: Hola, Artemio y Rodrigo, muchas gracias por la invitación, ¿cómo están?

Artemio: Súper bien, muy felices de tenerte por acá. Lo que te trae a esta mesa de discusión es tu posición como Head of Product en Yo te presto.

¿Cuál es el pitch de elevador de Yo te presto?

Artemio: Para poner a todos en la misma página, ¿por qué no nos cuentas cuál es su pitch de elevador?

María José: En Yo te presto somos un crowdfunding donde nosotros buscamos conectar personas que quieren un préstamo con personas que quieren prestarles, y nosotros actuamos como intermediario. Yo te presto busca los mejores perfiles. Alguien solicita un crédito, todo es 100% en línea, se precalifica, se preaprueba, pedimos un poco más de documentación, llega a nuestra área de análisis de riesgo crediticio, donde se le da una propuesta, el usuario decide aceptarla y, en ese momento, se publica. Ahora sí, un inversionista que también se registró con nosotros y fondeó su cuenta, también todo es 100% en línea, ya lo puede ver como opción para prestarle y pueden ser tickets desde $200 MXN para así poder diversificar y poderle prestar entre más personas, mejor. Lo que hace Yo te presto es juntar el pan con el hambre.

¿Cuál es el papel de María José Álvarez como Head of Product en Yo te presto?

Rodrigo: Y más sobre tu papel particular como Head of Product, ¿qué haces todos los días?

María José: No hay un día típico en Yo te presto ni en ninguna startup. Los que escuchen esto que van empezando, sepan que no va a haber un día igual.

Hay días en los que nos clavamos muchísimo en las planeaciones, en estar planeando qué sigue para Yo te presto, qué sigue en el horizonte que tenemos para la empresa. Obviamente, como empresa, primero te dedicas a que haya este product-market fit y realmente validar que tu producto funcione. Después te dedicas a estar creciendo, a estar innovando y optimizando y, después, quizás ya empiezas a plantar semillas en otros lados si tu negocio ya va estable. En Yo te presto tenemos días donde nos clavamos en verificar el roadmap, otros días nos clavamos en prototipos, estar revisando y haciendo juntas de diseño, otros días nos clavamos en revisar las entrevistas de usuarios que hicimos o en métricas cuando lanzamos algo y vamos viendo si no le dimos en la torre al producto o si realmente lo hicimos bien, entonces nos clavamos en estar midiendo y revisando, viendo si hay dudas en algo, viendo si pivotamos un poco, si hacemos un rollback o si realmente vamos bien y seguimos midiendo.

Un poco mis días van así. Son días de estar viendo en parte diseño, planeación; estar en contacto con los clientes, hablar con ellos cuando nos dan muchísima retroalimentación por algo nuevo que lanzamos que está siendo un caos y, aunque lo tuvimos que lanzar por temas regulatorios, nos pegó muchísimo el tema de la regulación y tuvimos que hacer muchos cambios, y tratar de seguir siendo lo más user centric posible, sí tomar en cuenta al usuario pero también balancear con todos los temas de compliance o de negocio que se necesitan.

Artemio: Qué interesante, creo que nos diste un gran 101 de cuál es el rol de un Head of Product en una startup de tecnología porque, precisamente, es estar atendiendo los insights que hay de estas entrevistas de usuario que se hacen, los prototipos que se van a probar, rebotar con desarrollo, llevar toda esta parte del backlog para ver qué sigue a construir.

¿Qué ventajas tiene para un product manager el conocer las bases de programación?

Artemio: La siguiente pregunta va muy ligada a una cuestión que existe con los Head of Product. Cuando nos echamos un clavado en tu LinkedIn, vimos que te has desarrollado en muchas cosas en tu carrera profesional, como gerente, consultora, también fuiste directora de tecnologías de información, has estado también en puestos de gestión, pero tienes una carrera en ingeniería en sistemas computacionales. Algo que dice un libro que nos gusta mucho de Product Management que se llama Inspired, de Marty Cagan, para quien quiera echarle un ojo, ese es, para nosotros como estudio de producto, es como una biblia.

María José: Es el primer libro que tienes que leer si quieres dedicarte a esto.

Artemio: Sí, es el que te abre los ojos. Y algo que este libro menciona es que vale la pena que, si tú vas a ser un Product Manager, que sepas programar, aunque sea sólo de manera básica. ¿Tú qué opinas de esto? Porque vemos que es una posición a la que se llega por muchísimas vertientes, hemos entrevistado a gente que llegó ahí por marketing, por diseño, casi nadie llegó por la rama de programación, entonces ¿cuál es tu opinión?

María José: La verdad a mí me ha ayudado muchísimo venir de este background. No creo que sea necesario, porque me he topado con un montón de Product Managers sin background tecnológico. Justamente acabo de terminar una certificación como Product Manager donde éramos unos 25 alumnos de diferentes partes del mundo y yo era la única persona con un background técnico, todos los demás, muchos venían de diseño, como bien lo dices, y muchos venían de parte de marketing y es muy natural ese crecimiento.

A mí me ha ayudado muchísimo porque justo vimos una sesión del give or take con el equipo técnico donde es buenísimo saber que, si tú necesitas hacer un pastel y no eres repostero, que te digan “necesito cinco días para elaborar un pastel, me estás pidiendo una cosa casi imposible por el nivel del mar”, que no te mareen con eso, que tú puedas decir “lleva harina simple, la puedes conseguir en el súper, lleva 3 huevos, leche, mantequilla y ya, no te estoy pidiendo un pastel vegano y gluten-free”.

Ayuda muchísimo para hablar el mismo lenguaje que ellos. Siento yo mucha empatía con el equipo de desarrollo y eso me ha ayudado mucho en el rol porque, muchas veces, también con los usuarios es como jugar a ser la Malinche. Lo que el usuario quiere es esto que se traduce así a esta necesidad técnica. Para mí es súper importante cuando, en mi equipo de diseño tenemos ya un prototipo, ver la factibilidad técnica y hay cosas que, desde que lo estamos ideando, sí me pongo a pensar “voy a poner a los devs a parir chayotes”. Entonces creo que esta empatía que tengo y que nos tenemos mutuamente por venir de un background técnico ayuda mucho porque, al final, tú eres la responsable de decirles qué quieres que se logre o qué quieres solucionar y ellos van a hacer el cómo, tú no les vas a decir exactamente cómo lo hagan. El saber más o menos cómo se hace es una gran ventaja sin tener que ser algo extremadamente necesario. Yo lo veo como un leverage que puedo llegar a tener, esta parte de que entiendo al usuario, entiendo la parte de diseño y la parte técnica, entonces a mí se me hace una combinación que me ha servido.

Rodrigo: Qué interesante. También nosotros en nuestro estudio de producto tenemos esta relación con desarrollo y yo tengo un background de diseño, pero aprendí a programar en algún momento y también eso hace que el peloteo sea otra aventura porque, como dices, el lenguaje es el mismo, se pueden hacer estimaciones desde la fase de ideación sin tener a un desarrollador ahí en ese momento y eliminamos un montón de fricciones que serían inevitables en caso de no tener ese sistema. También Artemio está ya iniciando el mismo camino de la programada, justo con ese norte, para podernos entendernos de forma mucho más ágil.

Artemio: Me tocó ser el socio no técnico de esta historia.

¿Cómo puedes dar certeza a management de qué tantos recursos tomará desarrollar algo?

Rodrigo: Aprovechando que tocamos el libro de Inspired, otro de los puntos que menciona es que, en lugar de hacer un roadmap de producto con funcionalidades, es mucho más nutritivo para el equipo de producto si se hace un roadmap de objetivos de negocio. ¿A ti cómo te funciona esto? ¿Lo implementan así en Yo te presto? ¿Cómo pueden dar certeza al equipo directivo o a todas las cabezas de liderazgo de qué tantos recursos en tiempo, costos que puede tener desarrollar alguna funcionalidad, si nos alejamos de este sistema tradicional de waterfall donde tenemos estas tres historias y que calcular eso en horas de desarrollo puede ser mucho más sencillo?

María José: En Yo te presto hacemos una fusión. Tenemos roadmap y tenemos OKRs porque siento que el roadmap es muy fácil y es verlo como en un one pager donde puedes ver tu tablita y decir “vamos aquí y así más o menos estamos estimados”, pero siento que los OKRs son muy claros, sobre todo para el equipo de desarrollo porque, a parte, los compartimos y los vamos rebotando juntos diciendo “este quarter proponemos estos OKRs”, porque el roadmap es la lista tal cual de prioridades, pero creo que los OKRs ya llevan esta información de cómo este output me va a llevar a este outcome.

Para explicarles la diferencia, les pongo un ejemplo que a mí me ha funcionado. Yo tomo café todos los días, si no, no funciono. Yo tengo un café favorito aquí en Guadalajara, yo voy y compro mi café. Ellos los que hacen, sí, es vender café, tu output es el café, pero yo lo que estoy buscando al tomar café es esto de tomar café, respiro, pienso y ya, porque no soy una morning person, entonces necesito mi cafecito. El outcome que estoy buscando con el café es este sentir, este despertar, entonces es ¿cómo voy a lograr que ese output de mi producto solucione este querer despertar en las mañanas?

Los OKRs nos ayudan a eso. Combinarlos nos ha ayudado mucho a entender. En la parte de management, ver el roadmap les puede ayudar a ver dónde estamos y para los demás equipos es muy fácil entender este storytelling de “vamos a llegar a esto con estas prioridades, logrando este output y solucionando y queriendo lograr este outcome”.

¿Cómo estiman en Yo te presto cuánto tiempo les tomará hacer un update de producto?

Artemio: María José, y ahondando un poquito en este proceso que tienen, ¿cómo llegan al output? Porque me imagino que el outcome ideal viene primero. Se tiene esta sensación de “queremos generar tal resultado, tal sensación de agilidad, de que está muy sencillo, lo que sea y, para llegar a ese output, es ahí donde entra a trabajar la escuadra de producto. ¿Podrías contarnos un poquito de cómo llegas a eso?

María José: En mayo nos dieron la licencia para operar como fintech regular. Lo que nosotros queríamos lograr era que el usuario, sobre todo el inversionista, antes nos decía cómo se llamaba y listo, abría una cuenta con nosotros. Y ahora, lo que nos pide la bancaria, son temas de protección de lavado de dinero y tenemos que ser un poco más incisivos en la información que pedíamos. Entonces el outcome que queríamos lograr era hacer una experiencia súper amigable sin sentir que están en la burocracia de una institución bancaria tradicional. Eso es lo que queremos lograr, un onboarding fácil, sencillo, donde el usuario sienta que son dos o tres clics y que no se sienta invadido, y que no se nos cayera la parte de los registros.

Ahí es cuando dijimos “este es el outcome que queremos lograr, pero tenemos muchos outputs que tenemos que lograr por temas de compliance”. Nuestro reto era lograr que el usuario llenara toda la información, llenara un KYC y ahí fue cuando pensamos en cómo hacerlo lo más sencillo posible para el usuario sin dejar de pedir los datos que son 100% necesario. Tratamos de mover ahí la aguja, ver dónde podemos pedir qué información y jugar un poquito con lo que nos podía dejar espacios la ley, tratar de hacerlo lo menos doloroso posible y ahí es cuando sacamos el output. Al final lo que logramos es un onboarding bastante suave a comparación de una banca tradicional, no es tan incisiva y sigue cumpliendo con lo que nos pide la bancaria.

Rodrigo: Aprovechando el ejemplo, ¿cómo estiman cuánto tiempo les puede tomar un update de esta naturaleza? Porque se están haciendo experimentos, me imagino que hay pruebas con usuarios en el camino y tienen un calendario porque, a partir de cierto momento, esto ya tiene que estar listo. ¿Cómo ponen a todo mundo en regla para llegar sin correr? Porque correr en desarrollo es súper peligroso, si quedan cosas ahí flotando, después se pueden caer otras. ¿Cómo lidian con esa incertidumbre?

María José: Ese sí es el talón de Aquiles por lo menos de nuestro equipo. Nos ha costado mucho trabajo, para ser honestos. Es súper importante la priorización y la planeación, porque hay cosas que tienen deadlines y otras cosas que no; hay cosas que te pueden cerrar el changarro y otras que son nice to have, pero siguen estando en esta lista de prioridades.

La estimación sí ha sido un dolor. Creo que muy pocas cosas han salido tal cual en la fecha en la que decimos, es súper complicado. No conozco, hasta ahorita, una empresa que diga “el 15 de diciembre voy a salir con esto” y que salga el 15. Aún así, tienes que hacer el mayor esfuerzo posible y tú, como Product Manager, tienes que tratar de desmenuzar y hacerles entender toda la perspectiva porque hay veces que nada más se centran tal cual en el output, pero acuérdate que tenemos que ver la capacitación y atención al cliente también, todo el equipo tiene que estar en coordinación a la hora del lanzamiento, marketing tiene que estar al tanto de lo que estamos haciendo, de los cambios, cómo lo vamos a comunicar, cómo le vamos a dar seguimiento, y todo eso es esfuerzo.

Nosotros usamos metodología SCRUM, aún así, es complicado. Cuando estamos en las estimaciones es súper complicado ver qué usamos. Realmente no hemos llegado todavía al punto en el que nuestras afirmaciones sean muy precisas, creo que para allá vamos, sí han ido mejorando, se han ido tuneando, el equipo ha contribuido, ha compuesto cosas de cómo estimar para llegar. Al final, lo que nosotros sí hemos tenido son deadlines. Hay veces que hacemos la regresiva: “para yo llegar el 15 de diciembre aquí, antes tuve que haber hecho esto, esto, esto y esto, y este es el orden lógico en el que se tuvieron que haber hecho las cosas. Yo no puedo empezar a programar si no tengo un tech design; no puedo empezar un tech design si no tengo un PRD, no puedo empezar un PRD si no tengo esto otro”. Por lo menos tener un framework claro de “sin esto no puedo empezar esto”, ya es ganancia para nosotros y tratar de ajustarnos lo más posible a las fechas de entrega.

Artemio: Claro. Creo que es una historia con la que cualquiera que esté involucrado en un producto digital se puede identificar y creo que es un dolor en general, porque casi siempre la historia va más o menos así: se hace una estimación, todo va muy bien y entre que tú dijiste que se iba a empezar a trabajar y que se iba a entrar, surgen un chorro de cosas como imprevistos, cambios en la lógica de negocios, que si le encargaron una cosa que no estaba prevista al desarrollador, una cosa tomó más tiempo de lo que iba a tomar según el estimado y lo que pareciera que son detallitos también toman tiempo.

El que se tenga este background técnico es ahí donde ayuda mucho porque, muchas veces, a nosotros nos pasa haciendo esta labor de expectativa con nuestros clientes, nos mencionan “sólo es agregar un botón aquí y que nos muestre tal información”, y eso en el backend quién sabe cuáles sean todas las implicaciones que pueda tener hacer la llamada a cierta API o lo que sea. Y son estas cosas que parecen detalles las que van atrasando algo y es muy peligroso porque te vas atrasando dos días, cinco días, diez días, pues hemos visto historias de terror que se extienden hasta el infinito.

María José: O dejan mucha deuda técnica. Ese es el otro tema, o entregas a tiempo o dejas muchísima deuda técnica. Es siempre estar balanceando en no dejar tanta deuda técnica porque, al final, es basurita abajo de la alfombra y va a haber un punto en el que tú mismo te vas a tropezar al querer cruzar porque ya es mucha tierra debajo de la alfombra, entonces siempre es cuidar ambos aspectos.

Rodrigo: Esta deuda técnica te puede atorar en un momento crítico donde, por ejemplo, si en el tema regulatorio no pudieron hacer varias cosas porque tienen la deuda técnica que tienen que cumplir antes, entonces están en apuros, ese ya es un momento complicado porque se ralentiza todo el aumento gracias a todo lo que se quedó atrás por intentar avanzar demasiado rápido en alguna otra etapa.

María José: No lo tienes ganado. Hay veces que metes otra mano porque crees que metiendo más manos lo vas a hacer más rápido, pero pasa al revés y sale contraproducente. Es un tema complicado y delicado, y voy aprendiendo, el equipo completo va aprendiendo todos los días.

¿Qué es la deuda técnica?

Artemio: Ya nada más para tener a todos en la misma página, porque hay un par de gente que o ya arrancó con sus startups en esta comunidad o que está considerando entrar a este ecosistema empapándose un poco de lo más que puedan. ¿Podrías darnos un 101 de qué es este término de deuda técnica?

María José: Son todas estas cosas que vas dejando de hacer por salir a producción. Por ejemplo, cuando estás empezando tu startup, lo que te urge es sacar tu MVP, sacar un producto mínimo viable que la gente pueda usar y de ahí sacar mucho feedback. Pero hay cosas que dices “esto lo pudiera hacer así pero me va a tomar un mes más. Bueno, vamos haciendo la vía rápida y ya que lancemos lo vamos arreglando”, eso es la deuda técnica, todo lo que digas “luego lo arreglo”, eso es a lo que yo le llamo deuda técnica, cuando dices “funciona, nada se ha roto, todo está bien”, pero va a haber un punto en el que toda esa tierrita abajo de la alfombra va a ser un impedimento, como dice Rodrigo, tú solito te estás poniendo un pie, entonces ahí tienes que estar balanceando y eso es a lo que le llamamos deuda técnica.

Artemio: 100%, luego decimos que ya las cosas terminan pendiendo de dos hilos nada más, esperando que no sople el aire.

¿Cuáles son las tres lecciones más grandes de María José desarrollando proyectos tecnológicos?

Rodrigo: María José, ¿cuáles dirías que son tus tres lecciones más grandes desarrollando productos tecnológicos, desde la perspectiva del Product Management?

María José: Primero, la comunicación. Si la comunicación está rota, si no fluye, no puedes ver si hay bloqueos, no le puedes dar seguimiento a las cosas, no puedes comunicarlo a los stakeholders, si no tienes buena comunicación con tu equipo, estás en problemas. Para mí es algo muy importante, nosotros hemos tenido broncas de comunicación, el típico “el usuario quiere esto” y termina siendo un monstruo al final. Que la comunicación sea clara es una lección súper importante.

De la mano con esto, outputs o outcomes, dependiendo de cómo lo vea cada empresa porque hay veces en las que lo único que quieres es, tal cual, sacar algo. No sabes exactamente qué vas a solucionar perfectamente con esto, traes más o menos una idea, pero que esté claro lo que quieres lograr porque, si el equipo no tiene claro hacia dónde va, no tiene forma de lograrlo. La parte de producto tiene que decir qué queremos lograr y el equipo de desarrollo debe solucionar el cómo. Si no está claro ese objetivo, se pierde muchísimo el poder llegar a un deadline, el poder llegar a lograr algo que realmente satisfaga las necesidades que tú tenías en mente para que luego no se pierda el “yo pensé que iba a ser azul con chispas de colores” pero nunca me dijeron eso y en el objetivo no estaba claro que tenía que ser azul con chispas de colores.

Y otra cosa extremadamente importante es que nada está escrito en piedra. Esta parte de ser flexibles la tienes que aprender a la buena o a la mala. Yo soy una persona muy estructurada en mi forma de ser, en mi casa, con mis amigos, en el trabajo. También ser flexible me ha costado mucho trabajo, personalmente, voy a terapia y me dice mi psicóloga “¿y si eres un poquito más flexible en esto?” Y mi mayor maestra hasta ahora ha sido mi hija porque, con ella, nada está escrito en piedra y me ha enseñado esta espontaneidad y esta flexibilidad que tengo que tener con un toddler. Como Product Manager tienes que ser flexible sin llegar a decir “lo que tú quieras” a todo.

Como bien dijiste, Arte, las cosas van cambiando, el requerimiento va creciendo, va disminuyendo, las condiciones van cambiando, hay que tener esa flexibilidad para poder lograr las cosas con esos pequeños cambios o pivotes que van surgiendo en el camino.

Rodrigo: Esto de la flexibilidad es algo bien importante, también mi psicóloga me insiste en lo mismo, pero es muy interesante como hacer estos esfuerzos por poder cambiar el roadmap y el requerimiento y también comunicarlo al equipo, suponiendo el punto 2 y el 3 de los que comentabas, pueden cambiar por completo la forma en la que se entrega el trabajo, porque luego por querer no moverse demasiado o cumplir con lo que ya estaba establecido acabas siendo mucho más formal y estructurado y con mucha más seguridad llegas a donde estabas, pero después tienes que volver a hacer cambios hacia atrás. En cambio, manteniendo la mente más abierta, siendo más flexible desde el principio y comunicándoselo a todo el equipo y que todo mundo sepa por qué están cambiando las cosas, es mucho más efectiva la forma en la que un equipo de producto puede resolver sus problemas.

María José: Aporta muchísimo valor eso que acabas de decir. Que la gente sepa por qué están haciendo las cosas, no es nada más porque así se nos ocurrió hacerlas y así las vamos a hacer, no. Es decirles “esto cambió por estas circunstancias”, y también es este juego de give

or take de que “no puedo hacer esto, pero te puedo proponer esto”, estar flexibles a un cambio que igual nos va a llevar a la misma visión, vamos para el mismo lado, simplemente con estos pequeños cambios.

Artemio: 100%, y luego, esto también va muy de la mano con ya que agarras un poco de callo al desarrollar productos digitales, te das cuenta de esta gran verdad de que menos es más, siempre, particularmente en este ambiente, porque a nosotros nos ha tocado lidiar mucho con personas que llegan a nuestra mesa de ventas y quieren una plataforma enorme, compleja, que se conecte, se imaginan el software de Star Trek y a nosotros, muchas veces, nos toca educar en ese sentido “tal vez, lo que deberíamos hacer es priorizar tus objetivos de negocio y, para cada uno, diseñar funcionalidades que, tal vez, en un inicio van a parecer juguetes, pero tenemos que darnos cuenta muy rápido si es lo que van a usar tus usuarios, si sí lo vas a adoptar tú así”, es todo un tema cuando haces herramientas internas de change management, de cómo la gente está acostumbrada a usar cierta herramienta y cómo es lo que tú propones, que no sea demasiado complejo, que no los agarre en curva y que, más bien, la tecnología sí se adapte a los procesos y no al revés, no la gente a la tecnología, y creo que esto es muy básico y fundamental a la hora de tener esta flexibilidad, como que no te vas a ir de boca con esto que dijimos, de hecho, más bien, vamos a tratar de probarlo lo más rápido posible y, si no era lo bueno, no tener que dar tantos pasos hacia atrás, pero ahí también es donde comienza nuevamente este cuello de botella al que hemos estado regresando toda la conversación, porque entonces vas muy rápido, vas haciendo juguetes, no piensas en una arquitectura lo suficientemente escalable, realmente puedes empezar con la deuda técnica; es todo un arte y es algo que, justo en las charlas que son con líderes de producto, siempre gira en torno a esto y en torno a cómo hacer esta tarea más sencilla porque realmente es un tema.

¿Con qué tecnologías están empujando Yo te presto?

Artemio: También queríamos preguntarte ¿con qué tecnologías están empujando Yo te presto?

María José: Ahorita le acabamos de invertir muchísimo al equipo de data, hemos robustecido este equipo, porque creo que sí medíamos un chorro de cosas, pero no con la prontitud o al detalle que necesitábamos y creo que es básico estar viendo dónde le está doliendo a la gente, no solamente decir “se cayó el funnel porque falló y ya”, no. Tienes que empezar a hacer hipótesis, ver cómo lo medimos.

Estamos migrando un poco. Quien haya hecho ya una segunda solicitud de acreditado con nosotros va a empezar a ver cómo estamos empezando a cambiar la UX y un poco también el lenguaje de programación y la tecnología que se está haciendo en desarrollo; estamos migrando a React varios componentes de nuestro onboarding para ahora sí explotar mucho más los prototipos y el diseño que teníamos pensado en un principio y que, a veces, por las limitantes del lenguaje de programación no nos dejaba. Estamos empujando ese tipo de cosas, nos estamos apoyando más en data, no sólo en la parte de business inteligence, sino también en la parte de machine learning, porque queremos que el proceso para el usuario sea cada vez mejor, cómo usar la data que ya tenemos para hacer mucho más sencillo, por ejemplo, la solicitud a una persona que retorne, que esté a dos clics de poderlo solicitar, si ya tenemos mucha data tuya, no tenemos por qué volvértela a pedir. Queremos mejorar para nuestros usuarios, sobre todo para aquellos que ya van en segundas, terceras, cuartas solicitudes o más. Tenemos personas con cinco créditos ya liquidados y vuelven por más. Queremos realmente apostarle a seguir mejorando la experiencia de usuario, hemos tenido muy buena respuesta, creemos que hemos logrado hacer algo que era tan complicado y tan burocrático a hacerlo algo que sucede en minutos y que realmente lo estamos mejorando y facilitando la vida a muchísimos mexicanos, desde estas personas que pensaban que invertir era el Lobo de Wall Street y se hacía en la bolsa, y que ahora ven que es algo muy asequible como meter 200 pesos para invertirlos en dos segundos y recibir un interés a cambio. Le estamos apostando a siempre estar mejorando la experiencia de nuestros usuarios para llegar a más personas y hacer que el acreditado pague tasas muchísimo más bajas que con un banco tradicional y que el dinero que tenías debajo del colchón realmente te dé un interés mucho más rentable que los bancos que a veces hasta le pierdes por las condiciones. Lo estamos empujando más o menos con eso.

Otra cosa que estamos empujando un poquito es el tema no tanto de tecnología pero sí el tema de salud financiera. Creo que ahorita con la pandemia se puso muy en boga el tema de la salud mental, no sólo la salud física, y creemos que también la salud financiera es súper importante y más porque nosotros promovemos productos financieros. Lanzamos hace un par de años Zenfi, que es una app para Android y iOS.

Artemio: ¡La tenemos!

María José: En esta app les damos un acercamiento one on one con su reporte de buró de crédito. Queremos realmente tener personas sanas en nuestra cartera, tanto de crédito como de inversionistas, y poder darles consejos como “oye, estás muy endeudado, te damos estos tips. Tu score está bajísimo, recuerda hacer pagos puntuales, ponte recordatorios o alertas”. También creemos que México necesita muchísimo conocimiento de su estatus financiero. Hay personas que creen que estar en buró está mal y que es el diablo, cuando no es así. También creo que hemos estado empujando mucho el tema de la salud financiera con este otro side product que es Zenfi y para allá vamos.

Artemio: Está fantástico. Tanto Rodrigo como yo lo tenemos y la simplicidad que tiene de sólo poder revisar tu estatus crediticio es un gran gancho para después todos los recursos que te empieza a ofrecer, como 101 en finanzas personas.

¿Cómo define una startup su stack tecnológico?

Rodrigo: Oye, creo que me estoy clavando en la parte más geek de tu respuesta, María José, pero hay dos cosas que me llamaron la atención. La primera es que, si recientemente están cambiando algunos componentes a React, ¿qué tan vigente consideras tú esta tecnología? Porque ahorita el stack promedio de cualquier startup incluye React por el tamaño de la comunidad, por lo fácil que es encontrar desarrolladores, es la herramienta que está ahí, pero ya existen otras cosas allá afuera que quizá compilen al doble de rápido o que puede ser que lo hayan pasado. Desde producto y con tu background técnico, ¿qué tan vigente sigue siendo esa tecnología? ¿Es algo que recomiendas quitarle el ojo de encima o no?

María José: Tuvimos una experiencia en la que tratamos de migrar algunas cosas, hace unos ayeres, a Angular, que acababa de cambiar de versión y dijimos “vamos a la vanguardia, vamos a cambiar a la versión más reciente de Angular y vamos a poder hacer esto y lo otro”, pero la curva de aprendizaje es algo que tienes que enfrentar y que tienes que cargar sí o sí porque, en ese momento, no teníamos a nadie experto en Angular que pudiera hacer una evangelización con el resto de los devs o algo así.

Realmente no creo que por ir siempre a la vanguardia será siempre lo mejor. Muchas veces se buscan lenguajes más estables con una comunidad más amplia, porque salen muchas nuevas, pero son comunidades pequeñas, van empezando, tienes un problema y se debate entre 300 o 500 personas. En cambio, comunidades como los Reacters, creemos que tenemos unos cimientos fuertes ahí sin, a lo mejor, tener la tecnología ultra wow, que apenas va empezando y que somos los pioneros, porque creo que ser early adopter en muchas cosas tiene un gran beneficio, pero, en otras, y más cuando traes atrás un montón de años en los que has adoptado una cartera grande de clientes y tienes un roadmap bastante exigente, siempre creemos que somos muy ambiciosos en lo que queremos lograr cada quarter, a eso súmale una tecnología nueva o algo que no están 100% seguros de poder realizar o que tenga todas estas aristas de “creo que sí se puede, pero no estoy seguro porque nunca lo he hecho”, está padre.

Lo que, a veces, nosotros empujamos, es que cada quarter nos juntamos, tratamos de juntarnos el equipo de diseño y desarrollo cada tres meses, hacemos una reunión en la que vamos viendo cuáles son nuestros pain points, qué hacemos, a veces exploramos nuevas tecnologías para hacer algún side project o algo que nos llame la atención y es cuando aprovechamos ese tipo de momentos para aprovechar tecnologías nuevas. Esta decisión no me puedo jactar de tomarla yo, simplemente asentí y dije que estaba bien, nuestro CTO y nuestros tech leads son los que fundamentaron la decisión de esto y creo que hasta ahorita ha sido un buen cambio.

Rodrigo: Nosotros como estudio tenemos una política para los productos que desarrollamos de mantener el mismo stack de forma que podamos avanzar mucho más rápido, las tecnologías ya se conocen, hay algunos componentes ya prearmados que se pueden utilizar y esa es una ventaja innegable, pero siempre está la espinita de decir “hay esto nuevo que se supone que resuelve este problema en la mitad del tiempo”, por eso me llamaba la atención preguntarte qué opinabas al respecto.

María José: En nuestro equipo de desarrollo siempre tenemos el típico “comparé esto, esto lo hice en este lenguaje y en este otro y lo hice en dos segundos menos”, pero luego tienen que ver si todo se puede lograr, si los decimales y los redondeos cuadran. También hay cosas que, por temas financieros, la tecnología te varía. El usar un lenguaje de programación y otro en los redondeos es totalmente distinto, entonces también es ver, de acuerdo con tu negocio y tu producto, qué es lo que más se adapta a ti. Como bien dijiste, Rodrigo, no es tú adaptarte a la tecnología, es que la tecnología se adapte a lo que tú quieres lograr. Si ya lo estás pudiendo hacer de una forma, vamos a hacerlo así.

Artemio: Sí y eso es algo que también comparten muchos líderes de tecnología que han venido acá. El último que tocó este tema fue Sebastián Barrios de Mercado Libre, es el VP of Technology, y él nos contaba que ellos tienen un stack muy bien definido para que pueda escalar con todos los desarrolladores que contrata la corporación porque sólo el año pasado contrataron como 4 mil desarrolladores. Él nos decía que es imposible estar a la vanguardia, que tienen un stack que es más conservador, hay escuadras que hacen experimentos, pero toda la infraestructura para que los desarrolladores puedan estar entregando un producto que es consistente en su experiencia pues están en cosas que la gran mayoría de los programadores es en donde empiezan, en las tecnologías por default, por así decirlo.

¿Cómo luce el onboarding de un Product Manager en Yo te presto?

Artemio: Queríamos preguntarte también, María José, ¿cómo luce el proceso de contratación de un Product Manager? Y un poco también de ¿cómo es el onboarding de esta posición?

María José: Yo, personalmente, no soy de hacer exámenes ni me fijo muchísimo en qué estudió o si tiene un degree o no. Va más en su enfoque y cuáles son sus paradigmas, cuál es su forma de pensar y su personalidad; realmente cuáles son las cosas que le preocupan, por ejemplo, que me digan “la app que más uso es esta y me encanta por esto. Yo la mejoraría así”. La parte que me importa, más que la parte técnica, es la personalidad, este empuje, que tenga fit cultural con nosotros, porque nos ha pasado que tenemos personas que no se adaptan a nuestra cultura porque vienen de empresas muy grandes y, a veces, entrar a una startup es un choque cultural que puede romper la relación. Más que nada, es una persona que no se quede callada, que siempre sienta la libertad de levantar la mano y de decir “oye, ¿por qué los de marketing hacen esto así?” A lo mejor no le importa, pero tiene la duda, esta curiosidad es también lo que buscamos.

El onboarding, yo soy, a veces, demasiado exhaustiva en los onboardings, creo que las personas que mejor conocen el producto son las que yo personalmente les he dado este onboarding, pero son sesiones realmente exhaustivas donde prueban el producto paso a paso y les voy explicando qué pasa por detrás, que entiendan qué es lo que pasa tras bambalinas, que conozcan los equipos operativos porque, al final, nosotros tenemos dos productos, el de inversión y el de crédito, pero en la parte de back office, tenemos muchos productos que hemos desarrollado in house a los que también les damos soporte y que estamos ayudando al equipo de back office a ser mejor y más fácil su trabajo. El onboarding sí es algo meticuloso y exhaustivo y, para mí, es una inversión, que realmente la persona se empape de Yo te presto de arriba para abajo, que, si mañana alguien le pregunta dónde trabaja, le pueda explicar, no todos nuestros end points, pero sí cómo se maneja el producto de Yo te presto.

Artemio: Eso es bien importante porque yo creo que, si no te das cuenta rápido de que alguien no es un buen fit para tu empresa, a la larga eso puede costar muchísimo, tanto en trabajo que no está hecho de la forma que tú quieres, tanto en que, eventualmente, esa persona no va a seguir en la compañía. Eso es para los CFO y la gente que está a cargo de los números de las empresas, muchas veces no se dan cuenta de lo importante que es la retención para lo saludable de las finanzas de una empresa porque están todos estos temas y sí es súper costoso y realmente, cuando encuentras gente que cree en el mismo objetivo que tienes, tiene la misma cultura de trabajo, le emociona lo que estás construyendo y están dispuestos a remar en esa dirección, te ahorras un buen de jaquecas que, a simple vista, nadie te las cuenta y es con años de experiencia y después de haber gastado mucho dinero que te das cuenta de la importancia de eso. Es bien importante encontrar ese fit cultural y después hacer de este onboarding uno que a largo plazo siente muy buenas bases para poder trabajar en la empresa.

¿Qué recursos recomienda María José para otros líderes de producto en el sector?

Rodrigo: Ya hablamos de ese libro de Inspired que, como bien dijiste, es el primero que hay que leer para arrancar con el diseño de producto, pero te queríamos preguntar ¿qué otros recursos, libros, comunidades, documentales, páginas de internet, cualquier tipo de lugar que tenga conocimiento en esta dirección de diseño de producto nos podrías recomendar para líderes de startups y departamentos de producto y diseño?

María José: Yo estoy en una comunidad de Slack de mindtheproduct.com, tienen una comunidad gratis de Slack de personas que apenas van empezando, personas con un poco más de experiencia, de VPs y líderes. También yo me certifiqué en Product School, que es como la primera escuelita que tiene esta certificación de Product Manager, Senior Product Manager Leader, y tenemos una comunidad bastante grande con diferentes perfiles que a mí, en lo personal, se me ha hecho muy padre porque muchos que son aspirantes hacen sus mock interviews ahí. Hay podcast, como el de Silicon Valley Product Group que tiene mucho material.

Artemio: Fantástico, ya tienen todos estos recursos para toda la gente que quiera incursionar en el product management. También hay cada vez más información en podcasts, Twitter, yo me he encontrado muchísimas cosas en Twitter, es sorprendente todo el conocimiento que puedes sacar de ahí.

¿Cuáles son los retos más grandes a los que se enfrenta Yo te presto y su Head of Product en los próximos años?

Artemio: Estamos llegando a la última pregunta de este programa, ha sido una gran charla. María José, queríamos agradecerte por venir a este espacio y regalarnos un poco de tu tiempo e insights para toda la comunidad de gente que está construyendo cosas. Esta es una pregunta que hacemos en todos nuestros capítulos a todos nuestros invitados y nos gusta mucho hacerla. Ante los retos que enfrenta Yo te presto y tú como su Head of Product en los próximos años, ¿qué te quita el sueño o dónde están los retos más grandes que identificas?

María José: Yo creo que tenemos retos cada año y cada año van creciendo, pero yo creo que lo que me podría quitar el sueño no es el reto como tal porque yo creo que, si tienes al equipo correcto, si te rodeas de la gente correcta, lo puedes hacer. A mí lo que me podría quitar el sueño es perder gente valiosa del equipo o no tener el conocimiento, porque yo, obviamente, no tengo las respuestas de todo, pero trato de rodearme de personas que las puedan tener. Si yo no sé algo, me voy a rodear de personas que sí lo sepan y que sean más inteligentes que yo.

Lo que me puede llegar a quitar el sueño es no estar y no tener al equipo correcto para poder lograr los retos. Que venga lo que sea, creo que tenemos un súper equipo. Estoy muy orgullosa del equipo que hemos formado que, aunque es pequeño, es extremadamente brillante y tratan de hacer lo más con los menos recursos posibles, están muy enfocados y con este entendimiento del problema que estamos solucionando y de cómo mejorar día a día las cosas que ya tenemos, hay descubrimientos que hace nuestro equipo de repente y qué padre que tengamos estas personas con accountability, que sabemos que, si hoy no estás, va a haber alguien que sí y que tú sientas que tienes eso en tu equipo es lo más valioso. Entonces que vengan los retos, sé que tenemos muchos en ambas plataformas, en Zenfi y en Yo te presto, pero con el equipo correcto. Ir bien acompañada es el reto más importante que tengo.

Artemio: Sí, a mí me encanta hacer la analogía de algo que siempre le recuerdo a toda la gente que ha decidido compartir camino con nosotros aquí en Acueducto en su desempeño laboral. Es que nos gusta visualizarnos como este grupo de cinco ninjas que van derrotando a todos los villanos que vienen pero entre ellos se cubren y así derrotan a 300 personas. Realmente sí empatizo mucho con esto que dices de que, cuando tienes al equipo correcto, que vengan los retos porque sabes que de una u otra forma vas a salir de ellos y vas a hacer un excelente trabajo, siempre y cuando tengas a la gente adecuada a tu lado en este camino.

Ahí lo tienen, un capítulo más. Muchas gracias a todas las personas que llegaron hasta este momento de este episodio. Les recuerdo que en cuandoelriosuena.com ustedes puedes suscribirse a la newsletter de este programa y recibir un correo cada que saquemos un capítulo nuevo todos los lunes de manera religiosa. También queremos pedirles, con el corazón en mano, que, si conocen a alguien que esté en este camino de construir un negocio en internet o con tecnología en el núcleo, por favor, háganle llegar este recurso. Estamos buscando a todas las personas que quieren un poco de guía o que están buscando una comunidad en este camino que es emprender y que puede ser un poco solitario. ¡Muchas gracias! Nos vemos a la próxima.

Si crees que a alguien le seria útil este contenido, compártelo con esa persona.

Escucha otro episodio

los mejores recursos para negocios digitales

Nunca dejamos de aprender sobre nuestro ecosistema, cuenta con que compartiremos lo más valioso contigo.

Conoce las lecciones más valiosas después de +130 episodios publicados de nuestro podcast. Lee sobre la Minimum Viable Startup.

suscribirme
switch languageenglish

Solo usamos cookies para brindarte la mejor experiencia en nuestro sitio, pero puedes revisar nuestra política de cookies e inhibirlas si prefieres. Si sigues navegando por el sitio asumiremos que estás de acuerdo con ellas.